El Dr. Antonio García introduce en Canarias la corrección de las orejas sin pasar por quirófano

Los Laboratorios Allergan han elegido a 50 cirujanos plásticos de toda España, entre los que se encuentra el Dr. García, para trabajar con este producto. Se trata de una nueva técnica sencilla y eficaz, opción de tratamiento para corregir las orejas prominentes en menos tiempo y con menos efectos secundarios que la cirugía tradicional.
Disconformidad estética

Las orejas son parte de un órgano sensorial imprescindible al que normalmente no  prestamos especial atención, mientras nuestra audición no se vea afectada. Sin embargo, para algunas personas la forma de las orejas es una característica individual que les preocupa, ya que pueden llegar a ser particularmente grandes, sobresalientes o alejarse de un determinado ideal de belleza, generando muchas veces el deseo de una corrección estética.

Se calcula que esta preocupación afecta, aproximadamente, a un 5% de la población y con frecuencia puede producir malestar psicológico, muchas veces incluso desde niños a temprana edad. No en vano, según los estudios, constituye una de las principales excusas usadas por los acosadores en byllying infantil o escolar.

 

Los hombres más que las mujeres

Estamos ante una de las correcciones estéticas que se realizan más los hombres, debido a que el cabello corto no les permite disimular las orejas tanto como a las mujeres. El doctor Antonio García nos desvela que cuando opera a jóvenes o adolescentes, estos suelen lucir el pelo algo largo tapando las orejas antes de someterse a la corrección, mientras que después es frecuente que acudan a revisión con el pelo corto y pertrechados de una mayor autoconfianza.

No obstante, muchas mujeres que se deciden a mejorar el aspecto de sus orejas lo hacen, porque también padecen esta inquietud respecto a su imagen, están cansadas de condicionar el estilo de su cabello a tener que taparse las orejas y quieren por fin atreverse a lucir sus joyas o pendientes sin recelo.

 

Mediante cirugía: La Otoplastia quirúrgica

La corrección de las orejas demasiado sobresalientes se ha venido realizando hasta ahora a través de  una intervención quirúrgica conocida como otoplastia, en la que el cirujano plástico reposiciona el cartílago auricular mediante una incisión en la parte posterior de la oreja. En ese acto quirúrgico se lima el cartílago para, a continuación, plegarlo y así reducir la separación de la concha auricular con respecto a la cabeza, obteniéndose un aspecto de total normalidad.

La otoplastia quirúrgica es una solución correctora a la que el Dr. Antonio García, Jefe del Departamento de Cirugía Plástica del Hospital Quirón-Tenerife, ha dedicado una gran especialización de la mano de los mayores expertos en cirugía del pabellón auricular  a nivel internacional, como la Dra. Françoise Firmin.

Esta cirugía se realiza de manera ambulatoria, pero como todo acto quirúrgico, debe llevarse a cabo en quirófano en un centro hospitalario homologado y que cuente con un equipo especializado, como es el caso del Hospital Quirón-Tenerife.

 

Otoplastia sin cirugía: El Ear Fold

El sistema Ear Fold se ha diseñado como una solución permanente para la corrección de las orejas.

Consiste en la colocación de un implante que formará el pliegue auricular que falta en la oreja prominente.   

Se realiza en consulta de forma ambulatoria y sin necesidad de anestesia general. El implante, que está hecho de una aleación metálica de platino y níquel  recubierto de oro biocompatible, es tan delgado que no es posible apreciarlo externamente, no tiene efectos secundarios y no molesta.

Para hacer una prueba del resultado final se utilizan, previamente, unos simuladores que se colocan en la oreja para que el paciente pueda apreciar cómo va a quedar, antes de colocar los implantes definitivos. De este modo, podemos personalizar la forma final deseada para eliminar el complejo y satisfacer al paciente.

Este método, que tiene resultados inmediatos, tiene la gran ventaja de que no requiere post operatorio, por lo que el paciente puede incorporarse inmediatamente a la vida normal. No es necesario llevar una banda en la cabeza, ya que el cirujano tan solo habrá practicado unos pequeños puntos cerca de la incisión por la que se introduce. Además, esta técnica le ofrece al cirujano en todo momento el control sobre el resultado estético deseado, al poder definir junto con el paciente el aspecto final más favoreced

 

Comentarios

comentarios

1 Comentario

Comments are closed.