Panecillos de leche navideños

Una receta fácil, deliciosa e ideal para la época.

0
417
Panecillos de leche navideños

La época navideña es una gran oportunidad para pasar tiempo en familia, aprovechando que en la mayoría de las familias coinciden las vacaciones de padres e hijos. Una de las diferentes actividades que podemos hacer en este tiempo es cocinar y preparar algo en familia, como unos panecillos de leche navideños.

En esta época son típicas las masas semidulces de panecillos tiernos con formas navideñas, y con cortadores de galletas grandes podemos hacerlas fácilmente para alegrar los desayunos y meriendas previos a las fiestas.

Ingredientes

Para 10 unidades.
  • 300 ml. de leche 
  • 1 Vaina de Vainilla
  • 10 gr. de levadura fresca de panadería
  • 500 gr. de harina de fuerza
  • 50 gr. de azúcar
  • 1/2 cucharadita de canela molida 
  • 1/4 cucharadita de cardamomo molido 
  • 1/4 cucharadita de jengibre molido 
  • 1 cucharadita de sal 
  • 2 huevos
  • 60 gr. de mantequilla

 

Dificultad y Tiempo

Dificultad:           Media
 

Tiempo total:      1 hora

Elaboración:       45 minutos   

Cocción:            15 minutos

Reposo:             2 horas y 30 minutos

 

Cómo hacer los panecillos de leche navideños

Procurar tener todos los ingredientes a temperatura ambiente, especialmente la mantequilla y el huevo. Disponer la leche en un cazo y calentar con la vaina de vainilla. Una vez rompa a hervir, apagar, tapar y dejar infusionar mientras se enfría. Debe quedar tibia, que no queme.

Colar la leche tibia a un cuenco y desmigar la levadura encima; agregar dos cucharadas de la harina total y mezclar. Dejar 20-30 minutos, hasta que la levadura empiece a fermentar. Mientras tanto, mezclar en un recipiente grande o en la amasadora el resto de la harina con las especias, la sal y el azúcar. Formar un hueco en el centro.

Echar en ese hueco el prefermento y uno de los huevos ligeramente batido. Comenzar a trabajar la masa hasta que todo quede más o menos integrado. Añadir ahora la mantequilla blanda, troceada, y seguir trabajando hasta homogeneizar. Tapar y hacer una autólisis de 30 minutos (reposo).

Amasar ahora con energía hasta tener una masa suave, elástica y homogénea, hidratada pero no pegajosa en exceso. Si lo hacemos a máquina será suficiente con unos 10 minutos; a mano es mejor echarle unos 20 minutos. Si se pega demasiado, alternar tiempos de reposo corto y amasado.

Seguimos…

Formar una bola, disponer en un recipiente ligeramente engrasado con aceite neutro (girasol) o mantequilla, y tapar. Dejar levar en un sitio cálido hasta que doble su tamaño, alrededor de dos horas. Preparar los moldes, el rodillo y dos bandejas de hornear; batir ligeramente el otro huevo en un cuenco.

Precalentar el horno a 200ºC. Deshinchar la masa sobre la superficie de trabajo, reamasar un poco y tapar; dejar que se relaje 5 minutos. Ahora, estirar con el rodillo hasta dejar un grosor de 1 dedo gordo. Recortar las porciones con los cortadores y distribuir en las bandejas, dejando espacio para que crezcan entre ellos.

Volver a amasar y estirar la masa sobrante hasta terminar con ella. Pintar los panecillos con el huevo batido y dejar reposar 20 minutos. Finalmente, hornear bajando la temperatura a 180ºC durante unos 15 minutos, hasta que estén dorados y suene hueca la base al golpearlos. Dejar enfriar sobre una rejilla.

También puedes ver: Wafles de calabaza y avena

Comentarios

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí