Por un futuro mejor

En el vasto mundo de la ciencia y la tecnología, las mujeres han enfrentado y siguen haciéndolo, una serie de desafíos que les impiden progresar.

0
159

Recientemente hemos celebrado el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia. Hay quiénes piensan que no es necesario festejar un día especial ya que, cada día, deberíamos recordar y recordarnos que es preciso seguir trabajando en pro de la ruptura de barreras y estereotipos que, flaco favor están haciendo a las mujeres en su avance y desarrollo en el mundo científico y, a las niñas, porque se las está privando de tener referentes que las guíen y las hagan soñar. Sin embargo, yo no lo veo incompatible. ¿Por qué no? Al fin y al cabo, es el justo recordatorio de que las mujeres y las niñas desempeñan un papel decisivo en las comunidades científicas y tecnológicas y de que, su participación, no debe dejar de reforzarse.

Dicho lo anterior, resulta un hecho innegable que las mujeres seguimos siendo una minoría en el ámbito de la ciencia y la tecnología. A pesar de la probada inteligencia, capacidad y esfuerzo de las mujeres no logramos alcanzar la misma representación que los hombres en estos campos. Pero, ¿a qué se debe este fenómeno tan desconcertante?

Quizás el calificativo de “desconcertante” no sea el más adecuado, a la luz del hecho de que las niñas siguen siendo, todavía y en demasiados casos, criadas con muñecas y los niños con dinosaurios. Esta simple dicotomía cromática define, desde la infancia, el destino profesional de cada género y, mientras las niñas se preparan para la crianza y el cuidado del hogar, los niños se embarcan en aventuras espaciales y descubren los secretos del universo.

Dejemos de buscar explicaciones variopintas y complicadas para dilucidar por qué hay tanta distancia aún entre los hombres y las mujeres en ciencia y tecnología; por qué siguen faltando altos cargos femeninos en estos campos; por qué no hay suficientes mujeres referentes y se siguen conservando determinados clichés; por qué las mujeres tenemos que seguir eligiendo entre carrera y familia; por qué éstas y muchas otras cuestiones que nos siguen lastrando.

En el vasto mundo de la ciencia y la tecnología, las mujeres han enfrentado y siguen haciéndolo, una serie de desafíos que les impiden progresar. Desde el persistente mito de que los hombres son los verdaderos genios de estas disciplinas hasta la discriminación sutil pero presente en los entornos laborales, las mujeres se siguen viendo obligadas a transitar un camino lleno de obstáculos.

Y, a pesar de la discriminación velada, hay mujeres que demuestran su capacidad para superar estos obstáculos, hackeando los estereotipos y construyendo un futuro más inclusivo. Desde astronautas hasta ingenieras de software, están liderando proyectos innovadores y cambiando el mundo. Cada niña que elige estudiar ciencia o tecnología está allanando el camino para una sociedad más equitativa y avanzada. No podemos permitirnos desaprovechar las valiosas contribuciones de millones de niñas y mujeres a la ciencia, la innovación y la tecnología en nuestras sociedades. Sin ellas no hay futuro y el futuro será mejor cuando la participación sea de todos y de todas, con equidad.

Presen Simón Socióloga, Cofundadora de Transversalia Consulting y Embajadora de Hacedores del Cambio.

 

Comentarios

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí