¿Siguen existiendo tabúes cuando vamos al ginecólogo?

0
19
La educación sexual debe ser concebida como un must durante la primera infancia y la adolescencia de cualquier mujer.

Lamentablemente, todavía existen casos de mujeres que no se atreven a dar el paso para compartirlo cuando sufren algún tipo de dolor, picor o molestia que les impiden llevar una vida normal. Esto debe cambiar.

 

La educación sexual debe ser concebida como un must durante la primera infancia y la adolescencia de cualquier mujer. Solo así conseguiremos desterrar los tabúes y poder enfrentarnos en nuestra edad adulta a ese miedo puntual por ser juzgadas cuando hablamos abiertamente de un tema tan común de la naturaleza femenina. Lamentablemente, todavía existen casos de mujeres que no se atreven a dar el paso para compartirlo cuando sufren algún tipo de dolor, picor o molestia que les impiden llevar una vida normal. Esto debe cambiar, pues es nuestra salud íntima la que está en juego.

Belén Gómez, Ginecóloga en el Hospital Infanta Leonor, comenta que “debemos ser conscientes cuando visitamos la clínica de nuestro/a médico de cabecera, de la importancia de que compartamos todo lo que nuestro cuerpo experimenta y, más concretamente, nuestra vagina. En la consulta no puede haber miedos ni vergüenza. Pues esta será la única forma para que nuestro doctor pueda diagnosticar adecuadamente nuestra afección, tratarla con medicamentos o, directamente, derivarnos a un especialista en Ginecología para abordar la situación.”

Belén Gómez añade que “la secreción vaginal atípica puede ser síntoma de un desequilibrio bacteriano, una infección, una ETS o, en raras ocasiones, cáncer de cuello uterino. Es importante acudir al ginecólogo para llevar un control periódico y poder anticiparnos a cualquier afección.”

De igual forma, siempre será positivo compartir lo que nos ocurre en nuestra zona íntima con, puesto que al poner en común nuestra afección, será muy probable que las mujeres de nuestro círculo puedan orientarnos con su experiencia, para así encontrar una solución a nuestro problema vaginal.

 

Cosas que no debes guardarte en la consulta de Ginecología

Para que un especialista en Ginecología pueda realizar su trabajo adecuadamente, es decir, diagnosticarte, deberás ser sincera ante todo. Tu ginecólogo/a no va a

juzgarte por tus dolencias, ni por tus síntomas, ni por tus hábitos sexuales. Si ocultas este tipo de información en la consulta, lo único que conseguirás es perjudicarte a ti misma, ya que así dificultas que el ginecólogo desarrolle su labor de diagnóstico. Si no le compartes toda la información relacionada con tu zona íntima, será imposible que puedan evaluar tu caso como realmente se merece. Por ello, siempre debes ser sincera en la consulta, eliminar todos los tabúes, y no ocultar ningún tipo de información relacionada con:

  • Embarazos y abortos
  • Fechas y duración de tus últimas reglas
  • Prácticas y hábitos sexuales
  • Incontinencia urinaria
  • Disfunción sexual
  • Dolores, picores y molestias

 

La importancia de mantener una higiene óptima para la salud íntima

Belén Gómez, recuerda que “las duchas vaginales, salvo en determinadas ocasiones recomendadas por un ginecólogo, están completamente desaconsejadas. En condiciones normales, se recomienda el lavado de la zona íntima una vez al día.” De igual forma, la Dra. Gómez recomienda el uso exclusivo de productos específicos para la zona íntima

Comentarios

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí