Élida nace en el municipio palmero de San Andrés y Sauces y ha dedicado toda su vida a la artesanía como profesión. Como en la mayoría de familias palmeras la artesanía estaba presente en su casa y fue ahí donde desde muy pequeña aprendió el arte del bordado.

Desde 2007 es una de las principales implicadas en La Palma Artesanía, donde aporta su buen hacer y conocimiento como artesana bordadora y donde también ha aprendido que la artesanía puede y debe ser muy moderna.

¿Qué significa para usted la artesanía?
La artesanía significa mucho, porque me gusta lo que hago y le dedico todas las horas que puedo. Me dedico a ello más por pasión que por rentabilidad.

 La isla de La Palma tiene una gran tradición artesana, especialmente en bordados y tejidos. ¿Cómo aprendió a elaborar este tipo de artesanía?

Desde muy pequeña lo viví en casa con mi madre, mi abuela y mi tía. También en el colegio se inculcaban estos oficios a las niñas.

¿Qué papel cree que ha desarrollado la mujer palmera en la conservación de las tradiciones de la isla?

Un papel fundamental. Posiblemente, muchos oficios se hubieran perdido de no ser por la labor de la mujer.

¿En algún momento ha visto peligrar su oficio?

El bordado en La Palma, si bien no goza de la salud de años atrás, de momento no llega a peligrar. Pero es verdad que en un futuro no muy lejano y dada la escasez de nuevas generaciones de bordadoras, puede llegar a verse seriamente afectado.

 Conservar las tradiciones adaptándolas a nuestro tiempo, ¿es posible?

Sí. Un claro ejemplo es La Palma Artesanía, una marca de productos artesanos que combina oficios tradicionales como el mío, pero adaptándolos a nuevas tendencias.

 ¿Qué productos elabora actualmente y qué materiales utiliza?

Para La Palma Artesanía elaboro, principalmente, collares, pulseras, carteras de mano y bolsos. Además, también trabajo otras piezas más tradicionales como mantelerías, juegos de cuna, toallas, etc. En cuanto a los materiales se busca siempre que estos sean de la mejor calidad para que no desluzca el resultado final de la pieza, hilos de algodón o seda, tejidos de lino, etc.

¿Está siendo bien recibida por el público esta renovación artesana?

Sí, en los últimos años se nota un resurgir de la artesanía, con un público joven que valora lo artesano y que prefiere consumir productos locales.

 ¿A qué tipo de clientes van destinados?

La Palma Artesanía pretende llegar a ese nuevo mercado de gente que cada vez más quiere conocer quién y cómo se ha hecho lo que está comprando. Como ya he contado, todas las piezas de La Palma Artesanía están hechas en la Isla de La Palma por mí o por el resto del equipo de artesanas cada una experta en su oficio, ya sea tejeduría, cestería o cualquier otro. Esa, sin lugar a dudas, es nuestra principal arma competitiva.

Innovar sin perder las tradiciones y ofrecer un producto de calidad con un diseño moderno es posible. ¿Es un paso importante para que el consumo local se reactive?

Totalmente, es obvio pensar que las necesidades de consumo y uso cotidiano no son las mismas hoy que hace 20 años, por ello es necesario sí o sí adaptarse a esas nuevas demandas, tendencias o modas para poder vender. En el caso de La Palma Artesanía hemos apostado por introducirnos en el mundo de los accesorios de moda y complementos, aunque hay otros muchos ámbitos en los que la artesanía tradicional palmera tiene mucho que aportar, solo hay que dar con las claves adecuadas.

Renovarse o morir. ¿Cómo ven las instituciones de la isla esta iniciativa?

Fue precisamente el Cabildo Insular de La Palma quien hace diez años promovió esta iniciativa, trabajando aspectos claves que hasta ese momento eran casi desconocidos en el ámbito de la artesanía, como mejorar la imagen o el packaging, y que ha durado hasta hoy con el lanzamiento de las colecciones de accesorios de moda y complementos “Caprichos” en 2014 y “Alma” en 2015 con una muy buena acogida por parte del público.

En cuanto a la comercialización de los productos, ¿qué acciones nuevas se han llevado a cabo?

Además de incorporar la venta a través de nuestra página web (lapalmaartesania.es), seleccionamos mucho los puntos de venta en los que se distribuye el producto, garantizando calidad y exclusividad a nuestros clientes. La participación en eventos como el Mencey Fashion Room en Tenerife o el Isla Bonita Love Festival en La Palma ayudan a posicionar nuestra marca donde queremos. Obviamente, no nos podemos quedar al margen de las redes sociales y también estamos muy presentes.

Rodearnos de buenos profesionales de La Palma, como diseñadores, fotógrafos, etc., también ha sido fundamental para llegar donde estamos hoy con nuestra marca. No vale solo tener una buena pieza artesana, también hay que saber venderla.

¿Dónde podemos adquirir los productos de La Palma Artesanía?

La colección ALMA la tenemos en:

  • Escuela de Artesanía de Villa de Mazo.
  • Andrágora (S/C de La Palma).
  • La Molina Artesanía (S/C de La Palma).
  • El Mundo x Montera (Los Llanos de Aridane).
  • El Jardín de la Sal (Fuencaliente).
  • Hechoenlapalma (Aeropuerto de La Palma).
  • Boutique Pomodoro (La Laguna, Tenerife).
  • Canarias Concept (La Orotava, Tenerife).
  • Atelier (Estepona, Málaga).

Comentarios

comentarios