Luz Casal cerró su gira por Canarias con un concierto apoteósico en el Auditorio de Tenerife

0
10

Luz Casal cerró su gira por Canarias con un concierto apoteósico en el Auditorio de Tenerife

 

En cobradas ocasiones había visto la sala sinfónica del Auditirio de Tenerife a rebosar de público. El pasado sábado, con motivo del concierto que ofrecía Luz Casal, no cabía ni un alfiler. Con la calidad de contenido a la que nos tiene acostumbrados el Festival Mar Abierto y dentro de su gira “Que corra el aire”, la cantante gallega con más repercusión ofreció un recital que provocó un antes y un después en las existencias del público asistente.

Con la rigurosidad horaria característica del Auditirio de Tenerife, a las 21:00h sonaban los primeros acordes de “Que corra el aire”, canción que da título al nuevo trabajo discográfico de la apoteósica Luz Casal. Con un despliegue de iluminación y sonido a la altura tanto del lugar como del público chicharrero asistente, se respiraba aire puro y fresco con ansias de la libertad que proporciona la buena música en directo.

El recital se dividió en dos bloques; el primero, dedicado íntegramente a las canciones que conforman “Que corra el aire”; el segundo, giró entorno a la nostalgia del recuerdo de los más de 40 años de discografía que tiene en su haber la “reina del norte”.

Tres cambios de vestuario bastaron para comprobar que los años no merman su belleza. Más de dos horas en las que el más puro de los sentimientos alternaba con la marcha que proporcionaron canciones como “Loca” y “Rufino”. Catarsis al volver a escuchar una magnífica e inigualable interpretación de “Besaré el suelo”, interactuación recurrente con su público, aplausos infinitos que desgarraban las palmas de las manos, nostalgia de recuerdos imborrables al escuchar temas como “Te dejé marchar” o “Piensa en mí” y esa ejemplaridad de Luz Casal para todos aquellos que piensen, erróneamente, que cualquier tiempo pasado fue mejor, hicieron de la velada del 26 de Mayo en el Auditorio del corazón de Tenerife un clamor a la buena música en directo y una ratificación al hecho irrefutable de la calidad, tanto vocal como artística, de la inigualable Luz Casal.

En el Auditorio de Tenerife, corrió el aire fresco, brilló una luz cegadora y se derrochó energía incesante gracias a apoteosis Luz Casal.

Por Ale Hernández

Agradecimientos: ArteValle Producciones

Fotografía: Miguel Barreto

 

Comentarios

comentarios