“No he tenido que acostarme con nadie para llegar a donde estoy. He llegado hasta aquí por mi talento y por valorarme”

Bajo el marco incomparable del Iberostar Gran Hotel Mencey, dejando atrás el calor característico de una tarde de verano en Santa Cruz de Tenerife y expectante ante la espera de una mujer canaria de “armas tomar”, una refresco no fue suficiente para recibir el impacto ante la inminente presencia de Nalaya. Esta canaria, nacida en el Puerto de la Cruz y ciudadana del mundo, abraza la libertad como única bandera, impone con una autenticidad abrumadora y eclipsa con su personalidad arrolladora donde las haya. Con una firme convicción sobre su talento irrefutable, guerrera cual Valkiria y dispuesta a seguir devorando, por méritos propios, el difícil y abnegado panorama musical Nalaya continúa su camino como si de su último día en la Tierra se tratase. Con el peso que supone haber sido la primera cantante española que actuó en Rock in Río, teniendo a Lady Gaga de su parte y pisando el escenario de Starlite Marbella, presenta su último single, ”Una vez más”, acompañada magistralmente de Danny Romero. Entre tanta promoción, esta artista canaria, se sentó, limonada en mano, a abrir su mente, dejando esa coraza que tuvo que construir para defenderse de un mundo machista por antonomasia, en una entrevista a todo pulmón.

Si no hubiese elegido la música como modo de vida, ¿a qué se hubiese dedicado?

Con la edad me he dado cuenta de que si no me hubiera dedicado a la música, hubiera sido algo relacionado con el arte. Me gusta mucho el mundo de la moda y el diseño de interiores, soy muy creativa. Aún así, debo confesar que la música es lo que me hace respirar, lo que me hace feliz.

¿En qué momento decidió abandonar su tierra natal, Tenerife?

Siempre he sido muy rebelde, desde pequeña tenía muy claro a dónde quería llegar. Al venir de una familia de artistas, mi padre siempre me dijo que la música la eligiese como una opción y que estudiase algo más serio. Cuando cumplí los dieciocho años, decidí irme a Madrid, huyendo un poco de todo, a probar suerte y con esa ilusión de comerme el mundo.

¿Y en qué momento se percató de que en su tierra no era posible lograr su sueño?

Desde el minuto uno. En Canarias se vive de maravilla, es un lujo vivir aquí, como en esta maravillosa tierra no se vive en ningún lado, pero nadie es profeta en su tierra. Cuando empecé mi carrera hacía jazz, era quizás demasiado “underground”.

Quiere decir que en Canarias no encontraba su sitio como cantante de Jazz….

Aquí podría haber sido una cantante de música latina, hubiera tenido al novio de siempre, es decir, hubiera sido madre y esposa y una cantante frustrada por no haber salido de aquí para cumplir mi sueño. Todo fue como una llamada de atención, un “¡DESPIERTA!, ya habrá tiempo para volver”.

A colación sobre lo que me comenta sobre el gusto musical del público canario, ¿cuál cree que es la causa por la cual dicho público no acoge su estilo musical como lo hace, por ejemplo, con el del cantante colombiano Maluma?

Porque los canarios somos muy latinos, nos encanta una fiesta, en los carnavales sólo se escucha música latina, al fin y al cabo forma parte de nuestra cultura. También quiero hacer un inciso al respecto, soy mujer y eso me perjudica a la hora de moverme en mi terreno, por ejemplo, Maluma es un hombre sexy que vende mucho entre las adolescentes, el cantante masculino mueve mucho más el fenómeno fan que las cantantes. El género femenino es muy fanático, el masculino se centra más en la música y menos en el marketing que envuelve al artista en cuestión.

Por lo que deja entrever, en el mundo de la música continúa existiendo el machismo.

Por supuesto, lo he sufrido en primera persona. He tenido que construirme una coraza para que no me hicieran daño, por el mero hecho de ser una mujer sexy que se sube a un escenario. Cuando bajo del escenario soy una persona normal y corriente. Tuve que construir dicha coraza para protegerme del machismo, no porque de cierta confianza significa que me quiera acostar con cualquiera. Tengo talento, estoy aquí por valorarme, por luchar por mis sueños y por proteger mi dignidad, no por haberme acostado con nadie.

Por esa misma regla de tres, también podríamos decir que cualquier cantante de éxito ha pasado por las sábanas de cualquier cama influyente para conseguir el éxito…

-No lo sé. Empecé con 21 años a dedicarme profesionalmente a la música, me di cuenta de que era un mundo de mucho vicio y siempre huí de ello.

¿De quién se rodeó en sus comienzos ? ¿Sintió la crudeza de la soledad en sus propias carnes?

Tenía mi pequeño equipo de trabajo, mi road manager, que actualmente es mi pareja y mi estilista. Pero él tenía su vida propia, esto era trabajo, y sí, me llegué a sentir muy sola.

Dicen por ahí que es un icono para el colectivo LGTBI.

Sí, y estoy orgullosa de serlo. Cuando trabajo para este colectivo preparo mucho mejor el espectáculo porque sé que lo van a apreciar más, se fijan hasta en el más mínimo detalle. Me gusta mucho que sean tan exigentes.

Quizás puede sentirse un tanto incómoda si no centro la totalidad de la entrevista en la música….

Para nada, de hecho lo que me molesta es que la gente piense que los cantantes tan solo sabemos hablar de música, es totalmente falso.

Es usted católica y el mundo en el que se mueve suele ser un tanto escéptico al respecto. ¿Cómo sobrelleva ese escepticismo?

No voy a la Iglesia diariamente, pero soy creyente y católica. Quizás soy más de energía, creo mucho en el Karma. He visto a muchas personas caer. Trato de hacer bien las cosas y no pisar a nadie, intento no hacer lo que no me gustaría que hicieran conmigo. El mundo del espectáculo es muy falso, me he llevado muchísimas decepciones.

 

Parece una persona auténtica…

Trato de serlo, he perdido muchas amistades por ello.

Si por su autenticidad ha perdido muchas amistades, quizás no lo fueron nunca…

Efectivamente, era gente interesada. Soy un poco inocente, no quiero tener que estar analizando a las personas, lo que quiero es disfrutarlas.

Ha llegado a donde está sin el apoyo de ninguna discográfica. ¿Cómo lo ha logrado?

Sabiendo que mi talento es mío y que soy yo la que lo manejo. En la actualidad ya no hace falta el apoyo de ninguna discográfica. Internet y las redes sociales te lo facilitan todo, son la ventana al mundo. Una discográfica es como pedirle un préstamo a una entidad financiera, lo tienes que devolver, por lo tanto, prefiero pedir ese préstamo a un banco y manejar mi carrera como yo quiero y a través de una buena distribuidora. Jamás he firmado con ninguna discográfica porque en los contratos pertinentes, ellos no tenían obligación alguna con el artista, en cambio el artista estaba obligado a todo y más, no es equitativo. Todo lo que he conseguido ha sido gracias a mí y a mi lucha.

Participó en un talent show como La Voz. ¿Cómo fue su experiencia?

Gané notoriedad y mucho dinero, me vino muy bien salir en televisión. Y me vino muy bien porque yo ya tenía mi carrera hecha, pero un niño, que viene de un pueblo y que no tiene a nadie que le lleve su carrera y que canta muy bien, con ese tipo de gente no hacen nada. Este tipo de talent show está creado para mejorar la carrera del coach, son artistas que necesitan reactivarse, por ejemplo Malú, que tras entrar en la voz, fue disco de oro en España.

¿Qué me dice acerca del “no” que le dio a Alejandro Sanz en La Voz?

Lo hice con todo el dolor de mi corazón, la producción de programa me aconsejó que le diese el “sí” a Antonio Orozco, ya que nadie le elegía debido a que la novedad de esa temporada era Alejandro Sanz. De hecho, el maestro Sanz cuando abandoné el programa me dijo: “Cariño, no te preocupes, eres una gran artista y ya tienes un carretón, esto ha sido tan sólo un paso más en tu carrera”. Agradecí sus palabras.

Su estilo es el jazz. ¿Por qué no hace un disco con este estilo?

Estoy en ello, lo quiero hacer para regalármelo. El tiempo pasa y quiero volver a mis orígenes, pese a que lo comercial sea lo que me genere ingresos. Estuve en Cuba hace poco y me di cuenta que quiero versionar ciertos boleros cubanos entremezclados con el jazz.

Hay que reconocer que está viviendo, por completo, de su trabajo “comercial”, pero es cierto que le noto esa espina clavada por dejar un tanto aparte el jazz…

Sí, es cierto, pero de algo hay que comer y quiero vivir absolutamente de la música, que es mi única profesión.

En cambio deduzco, a colación de sus declaraciones de intenciones, que no desea que la vean como a un producto, sino como a un talento. Corríjame si me equivoco.

No, no te equivocas. Todo gira en base a lo que te comentaba anteriormente. He vivido mucho el machismo, una chica mona, dos tetas… Pero a mí eso no me va, quiero que se me reconozca por mi talento, no por mi físico. Por esa manera de ser me dicen prepotente pero me da igual, no soy un objeto. Es como si tuviese que ser fea para que se fijasen en mi voz y no en mi físico.

¿Cómo desea que le vea su público?

Quiero que la gente me vea como a una canaria que va por el mundo orgullosa de su bandera; quiero sentirme en mi tierra como se llegó a sentir Alfredo Kraus, sentirme en mi casa y no ser una desconocida para mi gente canaria.

¿Le han hecho alguna propuesta para impulsar más su carrera que haya rechazado?

Sí. Desde una portada en Interviú hasta un montaje de noviazgo con un torero que es gay. No aceptaré jamás nada de ese estilo sensacionalista. Repito, tengo talento y valores. Me toca mucho la moral que un tronista de MHYV sea un VIP en una discoteca en donde estoy realizando mi espectáculo. Me ha costado mucho llegar a donde estoy y ver ese tipo de banalidades me crispa.

¿Se ve en un futuro formando una familia?

Sí. En ese sentido soy muy convencional. Quiero tener hijos y formar una bonita familia, por eso tengo que seguir haciendo música convencional, para ganar mucho dinero y poder realizar esa otra meta que tengo en mi vida.

¿Con quién le gustaría hacer un dueto?

Con el maestro Marc Anthony. Mi sueño es entrar en su discográfica, Magnum. Él sí cree de verdad en el talento.

Un consejo para las mujeres canarias, residentes en las islas, que quieran dedicarse al mundo de la música.

Que sean constantes, que trabajen duro, sobretodo en las redes sociales y que salgan de aquí para que vean este mundo en su totalidad.

Ha estado residiendo en EEUU. ¿Qué diferencia hay entre trabajar ahí y hacerlo en España?

El americano ensalza tus virtudes, el español las critica por envidia.

Para terminar, sé que su tiempo vale oro, resúmanos su próximo single…”Una vez más”.

He querido hacer algo nuevo, en castellano, y aún siendo comercial me gusta mucho el resultado. Ha sido una magnífica colaboración con Danny Romero. Me lo ha hecho el productor de Franco de Vita. He pagado esta canción para que fuese mía en exclusiva. Grabamos todos los exteriores en Cuba. Me ha gustado mucho el resultado.

Comentarios

comentarios