No supongas, pregunta.

Seguramente, más de una vez te habrás recriminado el haber dado algo por sentado en lugar de simplemente preguntar. Gran error que cometemos con frecuencia “suponiendo tanto y preguntando tan poco”. Sobre todo nos ocurre con las personas de nuestro entorno. Confundimos conocer bien a una persona con tener un lector mental y poder también leer sus pensamientos. Es una realidad, que el tener una relación estrecha con alguien, el compartir un día a día, ayuda a intuir su estado de ánimo y cual va a ser su respuesta ante determinada situación, pero jamás tendremos toda la certeza.

Si realmente conociéramos las consecuencias que tienen las suposiciones, tomaríamos cartas en el asunto para educar la mente y evitar a toda costa que la suposición se convierta en un lamentable hábito que nos lleva, irremediablemente, a la infelicidad. Suponer te hace inventar auténticas películas que solo están en tu cabeza y aquí te puedo dar uno de los mejores consejos para una correcta higiene mental: no sufras por causas imaginarias, porque la suposición es el principio del fracaso. Suponer que la otra persona “debe o tiene que saber” lo que queremos y necesitamos es un generador gratuito de conflictos. Pretender que nuestra pareja o personas más cercanas a nosotros adivinen lo que sentimos en cada momento es una injusta actitud de hiper-exigencia de cara a los demás, aparte de causarnos dolor, la mayoría de las veces, al observar que los demás no reaccionan como esperamos.

Sufrimos por “suponer” en lugar de expresar lo que realmente queremos o necesitamos.
Parece que nuestra mente necesita respuesta para entender todo lo que pasa a su alrededor, y si no se producen, automáticamente, puede llegar a suponerlas, rellenando ese espacio vacío. El problema es que al hacerlo creemos que lo que suponemos es cierto, y justo eso es lo que causa el gran conflicto. No está mal querer tener respuestas, pero no una imaginada, sino la correcta.

Es bueno prever, en la medida de lo posible, las consecuencias de cada decisión que tomamos para que afecten negativamente lo menos posible a nuestro futuro, pero suponer diferentes y terribles escenarios donde somos víctimas de circunstancias que “suponemos” que han sucedido o que sucederán, es un desgaste emocional tremendo.
No intentes adivinar lo que tengo en la cabeza. Simplemente pregunta, si te molesta algo, dilo y si necesitas algo, pídelo. Antes de suponer y asumir, prueba el loco método de preguntar.

 

por Tamara de la Rosa
Psicóloga

Comentarios

comentarios

Artículo anterior62 jugadoras protagonistas del I Torneo de Golf Más Mujer
Artículo siguienteNalaya
Entusiasta de la comunicación, Analista, Programador y Técnico Superior en Administración de Sistemas y Gestión, está especializado en la estrategia e implantación de soluciones tecnológicas en la empresa a nivel internacional al tiempo que ha coordinado numerosos proyectos en Internet. Actualmente ejerce como fundador de la plataforma Civicos Networking y es Responsable de Sistemas y Cuentas de Clientes en Itop Consulting especializado en proyectos de Cloud Computing, soluciones ERP/CRM, Business Intelligence, Gestión Documental, Soluciones de E-Commerce y Gestión de soluciones personalizadas para la empresa. Además produce el programa radiofónico "Hablemos de Tecnología" difundiendo las novedades en todos los sectores tecnológicos. Colabora dentro de la temática de Innovación y Tecnología.