Hijos: escucharles para que nos escuchen y nos hablen

 

 

Ya hemos hablado de lo difícil que en ocasiones es ser madre…pero hoy vamos a intentar dar algunos consejos para poder comunicarnos con nuestros hijos de forma positiva, escucharles para que ellos nos escuchen…cosa que en algunas ocasiones parece ser una tarea muy complicada.

 

Las relaciones entre padres e hijos es una cuestión muy personal y rodeada de “momentos” que a veces nos ponen los pelos de punta y ponen a prueba nuestra paciencia, y la de ellos.

 

Algunos consejos que nos pueden ayudar…

 

-Ante todo tenemos que escuchar con atención, intentar reconocer sus sentimientos con palabras, ayudándoles a ellos a reconocer sus propias emociones, así se sentirán comprendidos… “parece que estás muy enfadado..”, “ya veo que hay algo que te pone triste..”.

 

Comentar nuestros propios sentimientos, al hacerlo somos honestos sin necesidad de herirles, “no me gusta que me interrumpas cuando hablo..” en lugar de “eres un grosero! siempre me interrumpes!”.

 

Describir el problema en vez de reprochar o enfadarnos a la primera, “has dejado la luz del baño encendida..” en lugar de “has vuelto a dejar la luz encendida!,eres un …”.

 

Dar información. Es más fácil aceptarla y obedecerla que una acusación o un NO rotundo “las paredes no son para dibujar, si quieres pintar usa un papel..” en lugar de “si te vuelvo a pillar pintando la pared te vas a enterar!..”, “¿puedo ir a casa del vecino? No, porque cenaremos en diez minutos” en lugar de “¿puedo ir a casa del vecino? No!”.

 

Dar opciones al niño para que escoja evita en algunas situaciones una pelea, “¡tómate el jarabe!” lo sustituiremos por “hay que tomarse el jarabe, ¿lo prefieres con agua o con jugo..?”.

 

-Usar el llamado elogio descriptivo que consiste en describir lo que vemos y sentimos para transmitirle al niño de manera clara que él puede lograr cosas positivas, así aumentaremos su autoestima, “que bien has trabajado con tus deberes, te has esforzado en hacer muy bonita la letra y lo has hecho tu solo, te felicito, te estas haciendo muy responsable!..!”

 

No etiquetarlos “eres un destrozón”, “eres un gritón”, y buscar oportunidades para que se hagan una nueva imagen de si mismos, “tienes impecable ese juguete, que bien”, “me gusta cuando pides las cosas por favor y sin gritar”.

 

-Es muy importante predicar con el ejemplo, no podemos enfadarnos porque pasen muchas horas en el ordenador si nosotros hacemos lo mismo, si ponemos límites de tiempo para su uso y disfrute nosotros también debemos cumplirlos.

 

-Cuando tu hijo quiera hablar contigo, es importante que dejes lo que estás haciendo, te sientes a su lado y lo escuches con todos tus sentidos, si eso no es posible en ese momento, explicárselo y busca un tiempo para retomar la conversación pero sin dejar pasar más de media hora, ya que entonces el niño habrá perdido las ganas o el interés en hablar pensando que nos es importante lo que tiene que decir, o que simplemente su madre no tiene tiempo para él.

 

Practicar estos pequeños consejos te ayudaran a reforzar tu relación con tus hijos, y les ayudarás a ellos a superarse cada día y a expresar y gestionar sus sentimientos.

 

Por último, recuerda que aunque a veces parece que tu hijo no te escucha, en realidad esta escuchando todo, lo que quieres que escuche y lo que no quieres que escuche, y además está atento, más de lo que te imaginas, a tu lenguaje corporal con el que le transmites un sinfín de emociones.

 

Por: Irene Pérez @irenepsyp

 

También te puede interesar:

¿Quién le limpia el culo a nuestros hijos?

 

Comentarios

comentarios