¿DESAYUNOS SALUDABLES?

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día; hoy sabemos que no es así. Puedes desayunar si tienes hambre y si no, comer más tarde, siempre y cuando lo que comas, ya sea a una hora o a otra sean productos de buena calidad, que incluya alimentos crudos y que no estén muy procesados.

La mayoría de la gente desayuna leche con cereales y galletas o pan blanco con embutidos. No son opciones válidas, si queremos alimentarnos de una manera saludable. Los cereales y galletas (incluidas las bio, eco, con fibra, etc.) están colmadas de azúcar, harinas refinadas y grasas saturadas de muy mala calidad.

Entonces…

¿Qué desayunamos?

Una buena manera de comenzar es elaborando un licuado de frutas, hortalizas y verduras para obtener una buena inyección de vitaminas y minerales. Por ejemplo, un licuado de zanahoria, manzana, pepino, limón y perejil.
Comiendo fruta. Puede ser entera, en macedonia o en batido poniendo de base un poco de alguna bebida vegetal.
Frutos secos y semillas crudas y sin sal (almendras, nueces, anacardos, avellanas, pipas de girasol, de calabaza, lino, sésamo, chía…). Estos son una buena fuente de proteínas y de grasas insaturadas de buena calidad.
Unas tostadas de pan integral (si evitamos las variedades más ricas en gluten como el trigo, cebada y centeno, mejor), a las que podemos añadir hortalizas o frutas como el aguacate, tomate, ajo, rúcula, rabanitos, pepino, etc. Germinados, hummus (de garbanzos, de aguacate, de remolacha…), purés o “mantequillas” de frutos secos: almendras, sésamo (tahini). Aceites de frutos o semillas virgen extra de primera presión (oliva, coco, lino, sésamo, girasol…).
Bebidas vegetales (avena, coco, arroz, alpiste…) con copos de avena integrales o cereales sin azúcar tipo quinoa hinchada, mijo hinchado, arroz hinchado sin azúcar, es decir, que el único ingrediente sea el cereal elegido.
Infusiones, rooibos o café de cereales.

También podemos realizar un porridge o avena hervida (se puede hacer con otros cereales como la quinoa o el mijo). Simplemente hirviendo el cereal con agua o con bebida vegetal. Acompañándolo con frutos secos, fruta troceada por encima, canela, coco rallado.

Yogur de almendras: poner un puñado de almendras (previamente remojadas 8 horas en agua) en una batidora con agua hasta cubrirlas, añadir una fruta (frambuesas, pera, parchita, arándano, etc.) y batir. Ponemos el resultado en un bol y colocamos por encima trocitos de fruta.

Pudding de chía: Disolver una cucharada de chía en un vaso de bebida vegetal y dejarlo en la nevera unas 8 horas. Añadir trozos de fruta, frutos secos, semillas, coco rallado, canela, miel cruda de buena calidad.

Algo menos habituales en Occidente, pero igual de saludables son las sopas de verduras o sopas de miso.

por Rayma García
Nutricionista

Comentarios

comentarios

Artículo anteriorCamelle, otro destino para nuestra lista de viaje
Artículo siguienteMUJERES DE MODA. Lola Prusac, el alma de Hermès
Entusiasta de la comunicación, Analista, Programador y Técnico Superior en Administración de Sistemas y Gestión, está especializado en la estrategia e implantación de soluciones tecnológicas en la empresa a nivel internacional al tiempo que ha coordinado numerosos proyectos en Internet. Actualmente ejerce como fundador de la plataforma Civicos Networking y es Responsable de Sistemas y Cuentas de Clientes en Itop Consulting especializado en proyectos de Cloud Computing, soluciones ERP/CRM, Business Intelligence, Gestión Documental, Soluciones de E-Commerce y Gestión de soluciones personalizadas para la empresa. Además produce el programa radiofónico "Hablemos de Tecnología" difundiendo las novedades en todos los sectores tecnológicos. Colabora dentro de la temática de Innovación y Tecnología.