Lola Prusac fue una diseñadora francesa, de origen polaco, que introdujo en la moda de mediados del siglo XX un soplo de aire fresco. Durante casi una década trabajó para la firma Hermès, convirtiéndose en el alma de los complementos más icónicos de la marca. Pese a vestir a Ingrid Bergman o Briggite Bardot, su nombre nunca alcanzó el reconocimiento de ‘couturier’ y quedó relegada al olvido tras su muerte.

Leontina Prusak, más conocida como Lola Prusac, nació en Lodz (Polonia) el 18 de enero de 1895. Era la menor de tres hermanas y aprendió el oficio del telar gracias a su padre, que trabajaba en las fábricas de tejedores del país. Cuando estalló la I Guerra Mundial marchó a París, donde comenzaría su carrera como diseñadora tras ser contratada, en 1926, por Hermès. Sus primeras creaciones fueron jerséis llenos de color, hasta que en 1929 lanzó su primera colección para la marca compuesta por trajes de baño estampados y chal a juego, a la que seguirían otras de esquí y ropa sport que la llevaron a ser la primera diseñadora en apostar por la elegancia de la mujer a la hora de practicar deporte.

No obstante, su mayor éxito fue en los años 30, cuando entabló amistad con el artista Mondrian y convenció a Èmile Hermès para crear una línea de bolsos y maletas inspiradas en su obra. Así, la firma introdujo los famosos motivos geométricos en cuero rojo, azul y amarillo en piezas para equipaje o en pañuelos de seda, creando la primera tendencia que, posteriormente, recogerían Yves Sain Laurent o Cèline.

En 1937, Prusac creó la gama de bolsos de cuero con hebillas de cinturón de Hermès ‘carré’, junto a un pañuelo de seda cuadrado o los bolsos inspirados en el sillín utilizado por los jinetes de caza, denominados ‘haut saco un courroies’. Sería el gran icono de la marca, sobre todo cuando la princesa Grace Kelly fue fotografiada en 1956 portando este complemento. El bolso Hermès se convirtió entonces en uno de los accesorios más codiciados, impulsando a la casa a rebautizarlo como ‘bolso Kelly’.

En 1935, Prusac dejó Hermès para abrir su propia firma y, en 1948, comenzó a desfilar en la Semana de la Alta Costura parisina. Ingrid Bergman, Lauren Bacall, la duquesa de Windsor, Brigitte Bardot o Catherine Deneuve fueron asiduas clientas de la diseñadora, aunque nunca llegó a tener la condición de ‘couturier’. En 1978, recibió la Aiguille d’or (aguja de oro) y dos años más tarde tuvo que cerrar su tienda. El 29 de octubre de 1985 falleció en París en el más completo de los olvidos.

Por Mónica Ledesma

Comentarios

comentarios

Artículo anteriorReemplaza tu desayuno por alimentos más saludables
Artículo siguienteMás Mujer celebra el Ier Torneo de Golf en femenino, organizado por la revista
Entusiasta de la comunicación, Analista, Programador y Técnico Superior en Administración de Sistemas y Gestión, está especializado en la estrategia e implantación de soluciones tecnológicas en la empresa a nivel internacional al tiempo que ha coordinado numerosos proyectos en Internet. Actualmente ejerce como fundador de la plataforma Civicos Networking y es Responsable de Sistemas y Cuentas de Clientes en Itop Consulting especializado en proyectos de Cloud Computing, soluciones ERP/CRM, Business Intelligence, Gestión Documental, Soluciones de E-Commerce y Gestión de soluciones personalizadas para la empresa. Además produce el programa radiofónico "Hablemos de Tecnología" difundiendo las novedades en todos los sectores tecnológicos. Colabora dentro de la temática de Innovación y Tecnología.