Protección para tu piel ¿también en casa?

Pasamos horas con el smartphone, el ordenador o la tablet, lo que perjudica a nuestra piel y a nuestro organismo.

0
256

Protección para tu piel ¿también en casa?

La Luz Azul, en pequeñas dosis, no tiene muchas consecuencias negativas, pero en la situación actual estamos expuestos a dosis más elevadas. Pasamos horas con el smartphone, el ordenador o la tablet, lo que perjudica a nuestra piel y a nuestro organismo.

Comienzan esos días en los que nos imaginábamos disfrutando del sol durante la Semana Santa y por lo que debíamos extremar las precauciones y protegernos de los rayos ultravioletas, pero ¡ojo! También en casa estamos expuestos a otros agentes externos que provocan deshidratación, sequedad, descamación, sensibilidad y envejecimiento prematuro. Entre ellos, la calefacción, el uso de aire acondicionado, agentes químicos desinfectantes (que generan nanopartículas volátiles que la piel puede absorber) y, por supuesto, la Luz Azul, uno de los agentes que más está influyendo en nuestra piel durante estos días, denominada Luz HEV (High Energy Visible), luz visible de alta energía.

La Luz Azul (que para nuestros ojos es una luz blanca), en pequeñas dosis y durante el día, no tiene tantas consecuencias negativas, pero en la situación actual estamos expuestos a dosis mucho más elevadas, tanto de día como de noche. Pasamos largas horas con el smartphone, el ordenador o la tablet, lo que perjudica a nuestra piel y a nuestro organismo.

¿Cómo nos afecta?

Altera nuestro ciclo del sueño. ¿El motivo? Suprime la melatonina (hormona del sueño) de forma que el cuerpo permanece activo cuando debería descansar y realizar correctamente sus funciones de renovación celular.

Daña la elasticidad de nuestra piel. La Luz Azul tiene la capacidad de penetrar en nuestra piel, incluso aún más que los rayos UV, creando radicales libres y rompiendo de esta manera las estructuras celulares. La consecuencia más directa y visible es que disminuye la elasticidad de la piel y daña la estructura de sus células.

Eleva el riesgo de hiperpigmentación. Y sí, aunque no estés expuesta a la luz del sol durante estos días, pueden salirte manchas.

Provoca el envejecimiento prematuro. Sumando todas las consecuencias que alteran el estado de salud de  nuestra piel, el resultado final es que vemos acelerado el envejecimiento prematuro como consecuencia del llamado envejecimiento digital.

Pero que no cunda el pánico porque existe solución

 

Consejos de vida saludable

Desconexión digital al menos 1 hora antes de acostarte. Evitarás que influya en la calidad del sueño. No sólo por cómo afecta a la melatonina sino también porque si no descansas bien y duermes las horas necesarias, tu piel no puede realizar de manera correcta su regeneración celular.

Ayúdate de ejercicios de relajación. Prueba con una técnica de respiración profunda 4-7-8.:

  • Siéntate en la cama con la espalda erguida y presiona la punta de la lengua contra el paladar, justo detrás de los dientes frontales. Manteniendo esta posición, cierra la boca e inhala por la nariz hasta contar hasta cuatro, mantén esta respiración hasta contar hasta siete y, a continuación, exhala por la boca alrededor de la lengua hasta contar hasta ocho. Repite 4 veces.

Ten en tu despensa alimentos que ayuden a sintetizar la Vitamina D, ya que ahora tu piel no tiene tanto acceso al sol. Te ayudarán alimentos como el pescado azul, aguacate, huevos, lácteos…

Comentarios

comentarios