Oda al cuerpo femenino, una entrevista a la doctora María Pilar Vázquez Santos

 

Para los escultores y pintores un deleite, un reto y una fuente inspiración. Para los médicos un área en la que formarse. Para los profesores la parte más álgida de una clase de biología. Para el resto del mundo hace décadas un tabú. Actualmente puede ser lo que tú quieras porque cada uno es dueño de sí mismo y debemos amarlo y respetarlo porque, al fin y al cabo, siempre conviviremos con él.

 

Sí, las mujeres y nuestro cuerpo. Cuerpos de todos los tipos, colores e imperfecciones que pertenecen a singulares mujeres de todo el planeta. Tan singulares y distintas son las mujeres del mundo como los temas relacionados con sus cuerpos y su propia sexualidad.

 

En la década de los 50 me contaba mi abuela que muchas niñas que acudían al colegio con ella iban a una fuente cercana en el pueblo de Tejina de Guía de Isora, en el apacible sur de Tenerife, a lavar su ropa interior y las compresas manchadas de sangre menstrual a la edad de once o doce años. La vergüenza de contarles a sus madres los cambios que experimentaba su cuerpo las obligaba a ocultarlo hasta que fuera inevitable.

 

¿Por qué? me pregunté yo en su momento, y me respondieron que durante muchos años, las mujeres escondían y disimulaban todo aquello que tuviera que ver con sus reglas, su salud vaginal y todo aquello que engloba su sexualidad por ser tabú.

 

En otros países como India, Irak o Arabia Saudí esto sigue siendo una realidad. En España no aunque no todos los días nos encontramos un artículo al respecto. Querido lector, hoy es el día en el que sí.

 

Por ello, la doctora especializada en obstetricia y ginecología por la Universidad de La Laguna, María Pilar Vázquez Santos me abre las puertas de su despacho para charlas sobre todo, sobre nosotras y nuestro bienestar.

 

Hace varias décadas e incluso hoy en día, hablar sobre la menstruación y la sexualidad femenina es un tabú. ¿Qué cambios, como profesional, ha visto en las últimas generaciones de mujeres? “Con la incorporación de la mujer a la sociedad, como parte activa de ella, ha tenido la necesidad no solo de tener información, sino de buscar soluciones para que todos los días del mes, sean iguales y tengan la misma calidad y eficacia en términos estudiantiles o laborales. Siempre en un ambiente oculto, en la privacidad de la habitación o en pequeñas reuniones de amigas.

Han sido los medios de comunicación, los periódicos, la televisión, las campañas publicitarias y sobre todo Internet, las que han desencadenado esa información. Se ha impuesto un intercambio de conocimientos entre las propias mujeres, en el seno de la familia, buscando esa información, para terminar en la consulta al profesional.

La información que nos encontramos, o que vemos en la publicidad, no siempre es la correcta o adecuada, e incluso realistas, por ejemplo, los anuncios en los que ponen las compresas con sangre azul… Hoy en día se habla libremente sin tapujos, tanto de la menstruación como de todo lo referente a la Salud sexual. Ambas cosas eran tabú, ahora hemos pasado al extremo opuesto, todo está escrito. No toda la información es correcta y esto es lo preocupante hasta hace muy poco. El consejo que hay que trasmitir, que es buena la información, la comunicación, pero es necesario la aclaración de las dudas con el profesional adecuado, médico de familia, matrona, y especialmente el Ginecólogo, que es el especialista en la salud de la mujer, en cualquier etapa de la vida”

 

¿Cuál cree que es el mayor mito acerca de la menstruación? “El mayor mito, es entender como los cambios hormonales, afectan a la mujer, en función del día del ciclo menstrual, de su edad, de su actividad física, estudiantil o laboral, alterando en muchas ocasiones la convivencia en el seno de la familia.

El “síndrome premenstrual” es tan real como incómodo, siendo necesario el diagnóstico, asesoramiento y el tratamiento sobre todo en las mujeres más jóvenes. Tras la menstruación, la mujer mejora tanto física como psicológicamente. Se está perdiendo la vergüenza al hablar de ella, vemos o leemos en los medios de comunicación más sobre el tema, pero insisto, no siempre”.

“Los jóvenes seguro que están más informadas, pero insisto en que no siempre esa información es buena, exacta, o correcta”

 

 

¿Considera que los jóvenes están mejor informadas o conocer más sus cuerpos, y cambios o siguen siendo esas lagunas un problema a la hora de combatir, identificar o prevenir enfermedades, infecciones, etc.? “Vivimos en la sociedad de la información, todo se conoce y está escrito. Por lo que los jóvenes seguro que están más informadas, pero insisto en que no siempre esa información es buena, exacta, o correcta. La interpretación de esa información, es el problema. Es necesaria y casi obligatoria la consulta con el profesional ginecólogo. Con acceso fácil y rápido a la consulta del especialista en los Centros de Atención Primaria o Especializada”.

 

Vázquez es directora de la Consulta de Obstetricia y Ginecología “Medicina de la mujer” desde 1981 en la Laguna, con tan amplio bagaje ha podido comprobar cómo “las multinacionales, han visto los productos de higiene femenina como un filo de ventas real”. Explica que son productos de libre mercado a través de los cuales las grandes empresas de publicidad trasmiten imágenes, tan maravillosas y generalmente engañosas, sobre la vida de las mujeres durante el periodo menstrual para vender y crear nuevas marcas.

Vemos a diario anuncios sobre compresas absorbentes, tampones pero desde hace unos meses hemos visto en las redes sociales como un nuevo producto generaba dudas y comentarios de todos los tipos: la copa menstrual. Un “misterio” que zanjamos en esta entrevista.

 

“La copa menstrual no produce residuos biológicos, por lo que ayuda a mantener el medio ambiente”

Mª Pilar indica que la copa menstrual es un recipiente de unos 5 cm de largo, flexible, el material más utilizado es la silicona, el látex o el plástico quirúrgico. Y además resalta algunas de las ventajas e inconvenientes de la misma.

 

En cuanto a los pros destaca que “tiene una protección de hasta 12 horas, en función de la intensidad del flujo menstrual, frente a las 2-3 h, que se recomienda cambiar en el caso de los tampones y menos en cuanto a las compresas. El coste inicial, es mayor que el de los otros productos, entre 20 o 30 euros, pero es reutilizable y tiene una duración de 10-15 años con los cuidados adecuados, por lo que al final es más barato que el resto de los productos” además “no produce residuos biológicos, por lo que ayuda a mantener el medio ambiente”.

 

Teniendo en cuenta esto cabe mencionar que la copa menstrual no produce olor, es decir, podemos olvidarnos del mal olor durante la menstruación, que según la doctora Vázquez es una reacción química de la sangre, con la flora vaginal, las fibras y materiales de los que están compuestos tanto los tampones como las compresas.

 

No obstante es necesario una preparación previa, primero para conocer que tamaño es el más indicado y segundo necesita unas prácticas para que la colocación sea correcta. Existen pocas tallas, suelen existir la M o L, según si se han tenido partos o no. Las características de la vagina y cuello no son iguales en todas las mujeres. Así mismo en mujeres que no han tenido relaciones, la inserción puede ser un poco más difícil.

 

“Es necesario lavarla con agua y jabón cada vez que se vacíe, y tras el uso debe esterilizarse con agua hirviendo. Es incomodo si esto se realiza en algún baño público o en centros de trabajo, donde el baño y el lavamanos no están juntos. La extracción es fácil, aunque en ocasiones puede haber producido un vacío, por succión y dificulta la extracción. Tanto en la inserción como en la extracción, se deben de introducir dos dedos y hacer un pequeño movimiento giratorio para favorecer la entrada del aire y que se abra la copa. Muchas mujeres tienen perjuicios sobre dicha manipulación”, expone.

 

Otra de sus virtudes es que el material utilizado es flexible, de silicona, material hipoalérgico, no poroso, que hace que no se acumule suciedad, evitando las infecciones. Se adapta muy bien a los movimientos naturales del cuerpo. Sobre todo al realizar ejercicio.

 

“A pesar de ser el especialista más temido, la visita al ginecólogo, se hace cada día más imprescindible”

Llegados a este punto los tabúes retoman el protagonismo, “la menstruación siempre ha sido un tabú para la mujer y para su entorno. En ocasiones es un autentico calvario, no solamente porque altera la calidad de vida, con manifestaciones como mal humor, dolor de cabeza, mareos, dolor en bajo vientre, irritabilidad, mal estado general, sino porque se añade, la incomodidad que ocasiona la utilización de compresas o tampones, al realizar determinados trabajos o actividad física y según la vestimenta utilizada en las época del año”.

Las mujeres estamos acostumbradas a una serie de síntomas que vienen dados por el ciclo menstrual, sin embargo, ¿puede llegar a ser peligrosa esa pasividad?

 

 

“La endometriosis se conoce como una enfermedad silenciosa que afecta a una de cada 10 mujeres y es tan silenciosa como incapacitante; su diagnostico se debe realizar con procesos ginecológicos que cursan con dolor moderado-intenso”

 

 

¿Podría explicar qué es la endometriosis y porque está considerada como la ‘enfermedad silenciosa? “Imposible explicar la endometriosis en poco tiempo, se necesitaría un capítulo entero. Es verdad que se conoce como una enfermedad silenciosa, afecta a una de cada 10 mujeres, es tan silenciosa como incapacitante, su diagnostico se debe realizar con procesos ginecológicos que cursan con dolor moderado-intenso. Se define como la implantación del tejido endometrial, fuera del útero. Se localiza en la zona pélvica, trompas, ovarios, o en órganos cercanos como intestinos, vejiga o en órganos más alejados más raramente. El diagnostico es difícil. El síntoma principal es el dolor, bien como cólico menstruales, ovulaciones dolorosas, en las relaciones sexuales, con evacuaciones intestinales dolorosas, menstruaciones irregulares abundantes, o perdidas inter menstruales. Se asocia en muchas ocasiones con Infertilidad o esterilidad.

 

No existe un tratamiento específico, pues depende de la valoración y síntomas de cada mujer, generalmente se inicia con tratamientos hormonales y es posible necesitar tratamientos quirúrgicos.

 

No solo acerca de la endometriosis, sobre muchos temas hay un cierto desconocimiento o error causado por el fenómeno internet, por ello, Vázquez se dirige directamente a las lectoras de Más Mujer Online y les aconseja varios aspectos muy interesantes mediante esta última pregunta: ¿qué consejo daría a nuestros lectores acerca de lo expuesto en esta entrevista?, ¿alguna sugerencia significativa para las féminas y para aquellas jóvenes que comienzan a experimentar cambios en su cuerpo?

 

“En primer lugar ser capaz de conocer, de escuchar, de sentir el propio cuerpo. Se comprenderá mejor los cambios, tanto físicos como psíquicos, a lo largo de todo el ciclo menstrual, se aceptará síndrome premenstrual que tanto perturba a las jóvenes. En cuanto a la copa menstrual, es necesario probarla, si no nos convence los productos tradicionales. Siendo necesario unas practicas previas, para obtener resultados óptimos. La menstruación y la sexualidad han sido y es un tabú, para la mujer y para el hombre.

 

“La búsqueda de la verdad, de la realidad en estos temas tan personales, mejora la calidad de vida de la mujer en cualquier etapa. Siendo necesaria la visita periódica al especialista más temido: el ginecólogo. Esta persona nos va a acompañar a lo largo del ciclo vital”.

 

 

Por: Sofa Ramos

 

También te puede interesar:

 

María del Carmen Rivero: “El HPV se ha cobrado muchas vidas”

Tres consejos y productos para mejorar tu salud sexual

Comentarios

comentarios