7 motivos por los que los frutos rojos no deberían faltar en tu dieta

0
193

7 motivos por los que los frutos rojos no deberían faltar en tu dieta

El arándano, la frambuesa, la fresa, la cereza, la grosella… Son solo algunos ejemplos de los sabrosísimos frutos rojos, su tono rojo pasión les aporta unas determinadas características y cualidades irresistibles que se asocian a la presencia de diversas sustancias que dan lugar a la prevención cardiovascular y al antienvejecimiento.
  • Propiedades antioxidantes. Los flavonoides, compuestos bioactivos presentes en los frutos rojos y que intervienen en las propiedades sensoriales de estas frutas, tienen una alta concentración de antioxidantes, muy beneficiosos para el organismo.

  • Cuidan de la piel. Como hemos dicho anteriormente, los frutos rojos, al poseer gran cantidad de antioxidantes, hacen que se combatan los radicales libres responsables de la degeneración celular y, por tanto, el envejecimiento de la piel.

  • Cuidan del corazón. Estos frutos son muy buenos para el corazón, ya que contienen altas cantidades de polifenoles, flavonoides y antocianinas. Diversos estudios han atribuido a estos componentes  propiedades preventivas en la salud cardíaca y coronaria.

  • Gran cantidad de vitaminas. Los frutos rojos son una gran fuente de vitaminas. Por ejemplo, las fresas son ricas en vitamina C y B, los arándanos en C, y las moras en C y E, además de estar repletas de diferentes minerales como el potasio, el calcio, el hierro o el fósforo.

  • Algunos de ellos, como los arándanos, se utilizan como tratamiento para diferentes enfermedades urinarias y, además, sus propiedades antioxidantes los hacen protectores de las capacidades cognitivas y de la vista.

  • Otros, como las moras, ayudan a reducir el colesterol “malo” (cuando las lipoproteínas de baja densidad transportan el colesterol desde el hígado a todas las células del cuerpo, y si está en exceso, puede provocar que este se acumule en las paredes de las arterias) y a aumentar el “bueno” (cuando las lipoproteínas de alta densidad transportan el colesterol de las arterias hasta el hígado para ser eliminado). Además, mejoran la circulación sanguínea.

  • Las fresas poseen un bajo índice glucémico, por lo que las dietas de enfermos de diabetes las aceptan bien. Además, las fresas aportan una gran cantidad de agua al organismo, por lo que ayudan a eliminar los líquidos. También colaboran en la regulación del azúcar en sangre.

Comentarios

comentarios