90 años del voto femenino en España

El sufragio femenino quedó recogido en la Constitución en 1931, pero no fue hasta 1933 cuando se materializó la lucha que encabezó Clara Campoamor.

0
511
Mitin de Clara Campoamor
Mitin de Clara Campoamor

Hoy, 19 de noviembre, se cumplen 90 años del voto femenino en España. Es una fecha que ha pasado a la historia y en la que empieza la participación electoral de las mujeres en unos comicios generales en España. Este derecho quedó aprobado dos años antes, en 1931, y su conquista no resultó sencilla.

La mujer que ha pasado a la historia como la cara visible de este logro ha sido Clara Campoamor. Ella, que había sido elegida diputada en en las elecciones de 1931, solicitó a su partido, el Partido Radical Republicano, poder unirse a la Comisión de Constitución, dado que se estaba elaborando un nuevo texto. 

Según detalló la política y abogada en su libro El voto femenino y yo  quiso formar parte de este proyecto porque su «pecado mortal era que la discusión de cuestiones fundamentales para la mujer y el niño justificaba la intervención de una mujer partidaria de esas concesiones». 

Y, finalmente, el derecho a voto para las mujeres quedó recogido en el artículo número 36 de la Carta Magna, que decía lo siguiente: «los ciudadanos de uno y otro sexo, mayores de veintitrés años, tendrán los mismos derechos electorales». 

Te puede interesar El Cabildo de Tenerife muestra su respaldo a los Premios Más Mujer- BPW Canarias

En debate con Victoria Kent

Aunque el 19 de noviembre de 1933 todas las mujeres de España se vieran por primera vez con el derecho a participar en unas elecciones generales, la fecha clave de este proceso es el 1 de octubre de 1931. Entonces, el Pleno de las Cortes Constituyentes se reunió y, tras un intenso debate en el que tomaron parte, entre otros diputados, Clara Campoamor y Victoria Kent, terminó por aprobarse. 

El foco del debate, entonces, fue «el grado de concienciación de las mujeres españolas respecto a los postulados de la República argumentándose, como una de las principales causas, su vinculación con la Iglesia», recogen desde el Archivo del Congreso, una argumentación que, detallan «fue también tenida en cuenta por las derechas a la hora de votar a favor del artículo».

Campoamor era partidaria de la aprobación de este derecho, independientemente de las consecuencias que este proceso pudiera tener. Kent, sin embargo, no era partidaria de conceder esta posibilidad. Ella era de las que opinaba que podían estar condicionadas tanto por sus maridos como por la Iglesia, pudiendo esto reforzar en los próximos comicios a los grupos más conservadores. 

En cualquier caso, el debate culminó con la aprobación del sufragio universal, con un total de 161 votos a favor y 121 en contra

Cómo se resolvieron las elecciones de 1933

Las primeras elecciones generales en las que participaron las mujeres se resolvieron con una clara victoria de las derechas. Pero hay historiadores que descartan que el voto femenino tuviera algo que ver en este resultado, al igual que analizó la propia Campoamor.

 

Comentarios

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí