Fer Fuentes Cardenas. Un retorno al orígen

 

Como esa primera cita en la que no sabes lo que va a pasar, pero quieres que ocurra sí o sí. Con una intriga que hace que aleteen todas las mariposas a la vez en tu estómago. Eso es lo que ocurre cuando te dispones a “asistir” al restaurante Nub.

 

Fernanda Fuentes forma una parte fundamental del concepto Nub, un concepto donde la gastronomía lanza puentes entre la comida de Chile e Italia. Chilena por sus orígenes e italiana por los de Andrea Bernardi, su marido. El cuidado gusto por las elaboraciones, el respeto por el entorno, por los productos de la tierra en la que se desenvuelve el proyecto y por el cliente que visita su restaurante, son las claves para que este recién creado proyecto se esté alzando con el éxito.

 

¿Qué te trae a Canarias?
En 2006 fui a Barcelona seis meses y volví a Chile con pena, con angustia, porque quería desarrollarme. Más tarde vine a Tenerife, a la Posada del Pez, como una oportunidad que me abría las puertas a Europa. De manera paralela me formé con Andrea. Me quedé, porque aquí se vive maravillosamente.

 

¿Por qué Nub?
Primero porque estamos en San Cristóbal de la Laguna donde hay muchas nubes. Las nubes son cambiantes, nuestra cocina también. Las nubes viajan, se transforman, se transportan, del mismo modo que nuestra cocina. Hemos decidido que, además de estar en lo alto de la pastelería La Princesa -que es también suya-, estamos en las alturas, pues de ahí el nombre Nub.

 

¿Qué tipo de cocina encontramos en Nub?
La cocina Nub es un retorno al origen, lo que más nos interesa es volver atrás, a rescatar. Si bien hay muchas cosas que en su momento hicimos, esferificaciones y otro tipo de cosas, espumas… hay que volver y agradecer a tus orígenes. Yo tengo mis propias raíces, Andrea tiene las suyas, y estamos volviendo y hemos echado raíces en Canarias, todo esto combinado ha dado lugar a la creación de un lenguaje propio. La cocina es una lengua y cada uno tiene la suya, él tiene la suya, yo la mía y estamos creando la propia en Canarias. Es un puente cultural hacia el origen para hacer evolución.

 

 

“Estamos realizando una cocina en la que nos sentimos cómodos y felices, no estamos haciendo una cocina comercial”

 

 

Como concepto, relativamente nuevo entre los comensales en Canarias, háblanos sobre lo que podemos encontrar en Nub.
Aquí en Canarias hay un efecto comercial, nosotros estamos apostando, no por un capricho, sino por lo que realmente creemos. Y creemos que si tú pruebas un menú degustación, vas a probar realmente la esencia de lo que estamos realizando. Estamos realizando una cocina en la que nos sentimos cómodos y felices, no estamos haciendo una cocina comercial. Hay platos que si los comes en grandes cantidades, no son lo mismo que si los comes en un menú degustación, porque hay platos que no tendrían sentido si son de carta. En cambio, en pequeños bocados te permite realmente degustar el producto en sí y entenderlo. Aquí tienen que venir personas que sean muy sensibles.

 

¿Qué le ofrecen al cliente?
Les ofrecemos una vivencia que va más allá de la cocina. Transportarse en el tiempo es una de las cosas que hace la vivencia diferente. Estamos en una casa de 1870. Lo primero que hay que hacer es tocar el timbre cuando llegas y subir a la primera planta por unas escaleras de hace casi dos siglos. Le ofrecemos abrir la mente. Le ofrecemos ampliar el registro de embocadura con sabores que aquí no existen. De recetas tradicionales de los indios Mapuches, servimos un caldo, inspirado en el curanto en hoyo, que originalmente se hace en un hoyo y nosotros lo realizamos en una olla. De ahí parte la experiencia.

 

¿Crees que tus días en la cocina acabarán en Canarias?
Yo soy de donde pisan mis pies. Lo que no descartamos es que hagamos proyectos en otros lugares. Soy una persona muy activa y me gusta desarrollarme y evolucionar.
Una oportunidad para crear nuevos registros y carpetas en nuestra memoria. Una posibilidad de vivir una experiencia Nub, parafraseando el diálogo entre los protagonistas de la famosa película A Walk in the Clouds:

-¿Qué haces por estos parajes?
-Pasear.
-¿Pasear?
-En las Nubes.
-Pues bienvenido a la tierra.

 

Por: Mónica Darias

 

También te puede interesar:

Sibia García, cocina de contrastes en La Mesa Noche

Comentarios

comentarios