Ya sabemos que existen infinidad de métodos de relajación para realizar en casa. Podemos hacer múltiples actividades, como practicar yoga, masajes, manicura y muchas cosas más. Hoy en día es muy fácil cuidar de nosotras mismas para estar más bellas y saludables.

Lo primero que podemos hacer es juntarnos con amigas para divertirnos y sentirnos fantásticas cuando terminemos.

Nos afanaremos en preparar el entorno. Despejamos el salón, colocamos una pila de toallas esponjosas y tendremos a mano desmaquillantes y toallitas faciales. Para que el ambiente sea más relajante, encenderemos algunas velas: jazmín, lavanda y magnolia son buenos aromas para relajarse. También podemos conseguir esa ansiada relajación con tés herbales o frutales y una buena charla.

Debemos disponer de varias opciones. No a todas les gusta que les toquen la cara o los dedos de los pies, así que pensaremos varias alternativas de los distintos “tratamientos” que se puedan elegir.

Una de ellas será cuidar la salud. Si alguna tiene problemas de salud o podría estar embarazada, lo mejor es que no participe de estas actividades de relajación, a menos que le haya consultado al médico se le está permitido. Es importante que todas sepan qué es adecuado para sí mismas de manera que ninguna termine lastimándose la piel con cremas y lociones que no conocen.

Yoga. Invitaremos a alguna del grupo que conozca algunas posturas de yoga simples y seguras a que guíe una sesión para ayudar a las demás a entrar en el estado de ánimo adecuado.

beautyparty

Tratamientos faciales. Podemos exfoliar suavemente la piel, frotando con las puntas de los dedos para estimular la piel, y luego enjuagarnos el rostro con agua tibia y secándonos dando golpecitos. Aplicaremos una máscara facial y nos relajaremos. Para ello debemos tener previsto un lugar en el que podamos recostarnos y escuchar música sonidos de agua o del bosque, por ejemplo.

Masajes. Los masajes de los hombros y la cabeza son simples y relajantes, pero para un masaje más profundo vale la pena contratar a una masajista (idealmente una que además trabaje con aromaterapia) durante un par de horas y dividir el gasto.

Spa de pies. Nos dividiremos en parejas y nos arreglaremos los pies entre nosotras. Primero remojaremos los pies en un bol con agua tibia y añadiremos unas gotas de aceite de lavanda. Los secaremos y haremos un masaje con una crema para pies perfumada o con un poquito de aceite de oliva puro. Limaremos las uñas de los pies y las pintaremos con un esmalte de un color divertido.

Manicuras. Es divertido y relajante realizarnos un masaje con crema en las manos, uñas y cutículas. Si le pedimos a todas que traigan un esmalte de uñas, así tendremos una amplia variedad de colores para elegir.

Por último, trataremos de que todas probemos un nuevo color intercambiando la ropa o probando un nuevo tono de lápiz labial o sombra de ojos. Y, cómo no, sacaremos fotos del antes y el después.

Comentarios

comentarios