La ciudad eterna, heredera de arte y cuna de la civilización occidental.

Para conocer y sentir una ciudad debes andar sus calles y conocer sus rincones. Roma se presta a descubrirla ofreciendo al turista un viaje en el tiempo por sus callejuelas escondidas, fuentes, monumentos y restos arqueológicos que cuentan historias.

Para descubrir la majestuosidad del Imperio Romano te aconsejamos un itinerario que comienza en la Fontana de Trevi. Las fuentes rodean a Roma, pero el título a la más espectacular del Barroco lo tiene la que representa a Neptuno domando a los hipocampos. Su nombre deriva del punto de encuentro de tres calles “tre vie”, tres vías.
Quizá, la curiosidad o costumbre más extendida sea la de arrojar una moneda a la fuente para asegurarnos nuestra vuelta. Pero no todos conocen que en el extremo derecho de la fuente, se encuentra una pequeña pila con dos pequeños caños: la fuente de los enamorados. “La pareja que beba de esta fuente permanecerá enamorada para siempre”, un rito sencillo que realizaban las parejas del pasado, cuando iban a sufrir una separación. Según la tradición, quien bebía el agua de Trevi con la mente en Roma, recordaría su cortejo en la ciudad.

Para seguir enamorando nuestros sentidos, una cita a la que no puedes faltar es al Coliseo Romano, el anfiteatro más grande construido durante el Imperio. En él encontrarás cinco siglos de espectáculos de fieras, batallas de gladiadores y representaciones. A unos pocos metros, se encuentra el Arco de Constantino. El arco de triunfo más moderno de Europa, erigido en el año 315 en conmemoración de la victoria de Constantino el Grande.
Además de monumentos, podemos disfrutar de la naturaleza en la Villa Borghese, el tercer parque más grande de la capital. Conjuga estilos de jardín a la italiana con pinceladas inglesas.

Paseando por la Fontana di Trevi o Piazza di Spagna, nos parecerá habernos convertido en los protagonistas de la famosa película “Vacaciones en Roma”, interpretada por Gregory Peck y Audrey Hepburn, en 1953. Para recrear la escena mítica de Audrey con un gelato, tenemos a nuestra disposición el mejor surtido de helados; en cada esquina una heladería, de sorbetes deliciosos. Y ya que entramos en materia de gastronomía, Roma ofrece mucho más que pizza, lo comprobarás probando sus entremeses, (antipasti), como el Supplì alla romana, una croqueta rellena de arroz cocido, tomate, carne y queso mozzarela.

Si buscas ambiente nocturno, las plazas se animan hasta bien entrada la noche. Puedes comenzar el recorrido visitando la Piazza delle Copelle desembocando en la elegante Piazza Navona.
En cuanto al tiempo, mejor atenerse al dicho popular, “Aprile non ti scoprire”, que significa “En abril no te desvistas para la playa aún”.
Buon viaggio!

Autor: Beatriz Hernández

Periodista

Comentarios

comentarios

Artículo anteriorNo solo eres madre, también eres mujer
Artículo siguienteCuidado y bienestar con terapia integral
Entusiasta de la comunicación, Analista, Programador y Técnico Superior en Administración de Sistemas y Gestión, está especializado en la estrategia e implantación de soluciones tecnológicas en la empresa a nivel internacional al tiempo que ha coordinado numerosos proyectos en Internet. Actualmente ejerce como fundador de la plataforma Civicos Networking y es Responsable de Sistemas y Cuentas de Clientes en Itop Consulting especializado en proyectos de Cloud Computing, soluciones ERP/CRM, Business Intelligence, Gestión Documental, Soluciones de E-Commerce y Gestión de soluciones personalizadas para la empresa. Además produce el programa radiofónico "Hablemos de Tecnología" difundiendo las novedades en todos los sectores tecnológicos. Colabora dentro de la temática de Innovación y Tecnología.