Scarlett 2
Hmm mujeres, verano, calor… “Cat on The Hot Tin Roof”
Si nos referimos a mujeres y a calor, y ya que hablamos de teatro, hagámoslo con MAYÚSCULAS: Broadway, la Gata, Scarlett
Hago una referencia a este libreto de título original “Cat on The Hot Tin Roof” de mi adorado Tenneesse Williams, en España, como somos tan chulos y somos más listos y artistas que nadie, nos permitimos cambiar títulos, en este caso, nos comemos el “hot” porque molesta, vaya usted a saber a quien, y lo titulamos “La Gata sobre el Tejado de Zinc”, cuando es ese HOT precisamente lo que mejor describe a la gata aunque, sabiamente, el Maestro Williams le atribuye al Roof el Hot.

No hace mucho, llegando a NYC y ver que estaban en Broadway, Al Pacino en “Glengarry Glen Ross” y Scarlett (Johansson… hija, mira que te llamas complicado) con este libreto de Williams, por supuesto no dudamos en ir a disfrutarlos.
Suelo leer mucho teatro, de teatro, blogs, críticas, curiosidades, y en estos meses leo, de vez en cuando, sobre esta propuesta que nos ocupa. Nos ocupa La Gata en esta ocasión. He leído cientos de veces el libreto, el que llega a nosotros que es una tercera versión de Williams, a través de la película, me lo sé casi por entero de memoria, lo he estudiado y como no, interpretado alguna escena en alguna ocasión (como entrenamiento y ejercicio actoral)

Lo primero de todo fue quedarme embobada, una vez más como cada vez que voy al teatro en Broadway, con el teatro a rebosar con entradas de entre 200 y 100 dólares (allí el teatro SÍ se valora como lo que es, cultura viva) una escenografía de muerte y un respeto absoluto, pero eso será harina de otro artículo, si me dejan… Lleno a pesar de estar en previas. Un mes de previas, aquí se hace una semana cuando se hace, previas es rodar la obra, aprovechan para cambiar, fijar, probar, pulir… mil cosas.
Lo segundo fue quedarme muerta porque no entendía nada de nada a Scarlett… Y no por mala en su trabajo, NO, para mi es una de las mejores actrices jóvenes del panorama actual, es porque su creación de personaje es TAN FIEL AL LIBRETO que el perfecto acento sureño no había (extranjero) que lo entendiera… Yo siempre veo cine en V.O. ver doblaje es matar el trabajo del actor y a la película, pero… no entendía nada de nada de nada.

Lo tercero fue la caída de un mito porque veía a una Maggie agresiva, poco sensual, arribista… bien diferente a la adorada Maggie-Taylor.
Fui escuchando, viendo, disfrutando de las interpretaciones, bla bla y se terminó.
En un primer momento me volvió loca ver a esos animales escénicos vomitando su vida con cada emoción durante dos horas y media pero mi conclusión fue que no me gustó, a Jorge tampoco. Me extraño MUCHO.
Ya en el hotel empezamos a buscar en san Internet, todo lo referente esa obra y esa versión y… Voilà…

El director de ésta versión 2013, el arriesgado y lleno de talento Rob Ashford, ha utilizado el primer libreto escrito por Williams, la versión más fiel a lo que el autor quería transmitir con su obra: una Maggie fría, dura, sin escrúpulos, casada por puro interés y poco amor, un Brick pelele, confundido, luchando contra sus sentimientos y negando la homosexualidad de la que es acusado por todos, lleno de culpa y duda. Su fantasma es la lucha por defender una sincera y honesta amistad con el amigo muerto y su duda no es su homosexualidad sino si su esposa le quiere o no realmente. El final de esta versión, primera del autor, nada tiene q ver con el conocido por todos de la película; la Maggie de esta versión está llena de MENDACIDAD, palabra fundamental en todo el escrito y que describe perfectamente el ambiente en el que viven padre e hijo. No es una Maggie dulce ni amorosa.

Fue el lleno de talento (y EGO) Brooks, director del film, quien hizo cambiar el libreto a Williams, meter mano él mismo Brooks en el guión. Exigió hacer a una gata ronroneadora y poco arisca, era lo que el público demandaba y el papel se modificó en un encaje de bolillos que encuadraba perfectamente en el perfil de Elizabeth Taylor.Por otra parte, el papel de Paul Newman, el mejor actor de todos los tiempos, fue adaptado a su medida, fue re escrito para él. Así se movían los hilos en Hollywood… Era la época del Star System y actores y directores dominaban sobre autores, guionistas y hasta sobre los propios estudios.

Voy a obviar la tontería sobre quién es más guap@ o menos que sin duda se puede pensar… y sobre todo, eso de “no hay Maggie o Brick como Liz y Paul…. “
Eso es un fallito de apertura de mente de primero de primaria en cultura…
Perdón que no quiero molestar ni mucho menos ofender. A estas alturas de vida ya tod@s sabemos que los papeles se escriben y hay tantos personajes diferentes como actores capaces de interpretarlos, directores de dirigirlos, montadores de montarlos y espectadores de comprenderlos…
Todo lo demás son PASIONES HUMANAS, respetables por ser humanas, y es entendible.
El cine MARCA MUCHO, pero lo curioso es que lo que nos ocupa es un LIBRETO DE TEATRO.

El Broadway, tanto los críticos como el público, saben de verdad que van a ver, y siguen a sus AUTORES con devoción, comentan que Scarlett es la mejor Maggie que ha habido en Broadway, cada poco se re estrena la obra en Nueva York.
Yo no he visto a más Maggie que a Liz (Taylor) y a Scarlett (Johansson) y desde mi humilde punto de vista de espectadora, me pareció algo forzada en marcas, exterior y encorsetada en el personaje, quizás con dudas aún sobre como regalar de la manera más real sus emociones a las emociones del personaje (poca organicidad, y aún así, creo que, excepto a Al Paccino en “Glengarry Glen Ross” nunca jamás he visto mejor interpretación teatral en mi vida, y en vida he visto mucho teatro.
El primer acto (son 3) es un monólogo de una hora de La Gata, para morirse del gusto y rendirse a sus pies… me temo que Liz nunca lo hubiera sujetado en escena…

Todo esto viene a cuento porque, si tenéis pensado ir a NYC de vacaciones, no os perdáis bajo ningún concepto “The Cat on The Hot Tin Roof”
Os dejo aquí la crítica de The New York Times.

Mucho más que decir… pero casi que me callo ya.
En estos días en los que al teatro en nuestro país se le da el mismo valor que a las papeleras de los parques, se me rompe el corazón viendo como cierran teatros, las compañías no llegan ni a un mes en cartel y a los actores no nos queda más remedio que tomar nuestra profesión como el hobby a poder hacer el fin de semana.
“Show must go on” Freddy Mercurie

Miss A

Comentarios

comentarios