Películas sobre madres e hijas para ver el día de la madre

0
21

Películas sobre madres e hijas para ver el día de la madre

Si vamos a disfrutar de una buena película, qué mejor que hacerlo rodeado de allegados y seres queridos, con gente que amamos y con quienes compartir el momento.

Celebrando la relación madres e hijas, como unión, amistad, compromiso y apoyo, una buena película que hable sobre ello siempre es una buena opción, con lecciones de vida y ejemplos a seguir, perfecto para fortalecer esa importante relación entre familia.

Educando a mamá


Una historia sobre ser independiente, pero también sobre saber cuándo pedir ayuda. En esta película, madre e hija son dos personajes confundidos en su propia existencia, intentando definir sus caminos y entendiendo que su mutua relación es realmente lo más fuerte e importante en su vida. Una madre soltera decide casarse con un doctor para dar lo mejor a su hija, pero entonces la hija comienza a pedir independencia, creándose un choque en donde ninguna de las dos está segura de cómo lidiar con la situación.

Madres e hijas

Una película sobre lo que representa ser madre y que no siempre es quien da a luz, es quien ama, cría, enseña, forma, apoya y se preocupa. Una serie de historias relacionadas sobre mujeres buscándose y apoyándose mutuamente, sobre hijas abandonas y madres queriendo adoptar hijos, sobre mujeres teniendo que decidir si están listas para convertirse en madres o si lo mejor para sus bebés es darlos en adopción. Un drama sobre la verdadera unión entre una madre y sus hijos y cómo no puede romperse nunca

Mamma Mia!

Este musical con mucho ritmo y momentos musicales brillantes (además de una oda al grupo ABBA) es más que romance y baile; es, en el fondo de todo, una historia sobre la relación de una madre con su hija y la forma en que se complementan y se apoyan. Puede haber mucha búsqueda por el amor y el descubrir qué nos hace quienes somos (pasado, presente, futuro y decisiones), pero es la relación entre madre e hija de esta historia, y su compañerismo, lo que impulsa verdaderamente el relato.

Porque lo digo yo

Las mamás siempre quieren lo mejor para sus hijas, aunque no siempre sepan cómo demostrarlo. Esta madre busca la felicidad de una de sus hijas, la soltera. Decidida a encontrar el mejor novio para su ella, y dejando salir su lado más sobreprotector, la mujer busca candidatos y su hija comienza a salir con dos diferentes hombres, claro, sin saber que su madre lo ha orquestado todo. Los resultados son muy divertidos en esta comedia, que demuestra también lo complicado que puede llegar a ser la relación madre e hija cuando se dan cuenta que quieren cosas diferentes.

Quédate a mi lado

Saber ser madre es aprender a serlo también. Aunque las personas se dirijan y actúen de una u otra forma, distintas entre las personas, eso no determina que sean mejores o peores madres, sólo que son diferentes personas. Como en esta historia, en la que una madre enferma debe lidiar con la situación de que la figura que criará a sus hijos en el futuro es la nueva prometida de su ex esposo; y sí, la hija adolescente también debe asumir la transición, incluso más que cualquier otro personaje en la historia.

 

Sirenas

A veces la relación madre-hija no siempre es la mejor, pero eso no significa que no haya apoyo y unión. En esta historia los personajes de Cher y Winona Ryder pueden encontrar puntos muy divergentes entre ellas, pero ello también les ayuda a fortalecer más su relación. Y cuando Christina Ricci entra en la dinámica como la segunda hija, la relación se vuelve entre caótica, interesante, singular, divertida y representativa, pero con mucho que alimentarse mutuamente.

Un viernes de locos

Qué mejor forma de entender al otro que ponerse en sus zapatos. Y en este caso la situación es literal, porque cuando madre e hija cambian de cuerpos, la lección que deben aprender y que las sacará de este apuro será precisamente darle un significado poético a la situación, donde ponerse en los zapatos del otro es entender su situación, perspectiva, pensamiento y realidad. Una realidad que puede parecer difícil pero que la historia aborda con mucho humor, demostrando la fortaleza que se aprehende cuando uno se permite abrirse a nuevas perspectivas, en especial la del otro lado de la moneda.

Valiente

Las mamás no siempre lo saben todo y eso está bien, porque están las hijas para que se aprenda juntas y se crezca como personas apoyándose mutuamente. Cuando Mérida, la protagonista de esta historia, decide trazar su propio destino, en contra de los deseos y tradiciones de su cultura y de sus padres, la vida la pondrá en un camino que pondrá a prueba todo su ser; la enseñanza se cimentará en la relación madre e hija, demostrando que una princesa, una mujer y una joven hija, tiene mucho que decir, como mucho que aprender también.

Comentarios

comentarios