El corazón de Tenerife, capital europea de la música latina

El Recinto Ferial de Santa Cruz de Tenerife se vistió, el pasado jueves, de la mejor música latina para celebrar la XXII Edición de los Premios Cadena Dial. Numerosos artistas del panorama musical nacional e internacional fueron los protagonistas de una velada de las que hacen historia.

Debo reconocer que cubrir la zona de prensa de los Premios Cadena Dial es, a la par que gratificante, un trabajo incesante en el cual las sorpresas no paran de acontecer. A las 18:00, hora local, comenzaron a desfilar por la alfombra verde del recinto ferial las estrellas de la música latina invitadas a esta fiesta que premia tanto el talento como la persistencia en un mundo en el cual es cada vez más difícil saborear las mieles del éxito.

La alfombra verde estuvo arropada por otro de los protagonistas indiscutibles de la noche, el calor del público chicharrero ávido de cercanía y de sonrisas de sus ídolos.

El desfile de estrellas era incesante, deslumbrantes los outfits de las féminas, cabe destacar el modelo de los diseñadores canarios Marco y María que lució magistralmente Marta Sánchez. Marta se mostró cercana y serena. Confesó en exclusiva para Más Mujer que se siente muy tranquila y orgullosa  con su trayectoria profesional y que “hay cierto tipo de estilo musical del cual no me gustaría que mi hija escuchara sus letras “.


Siguiendo con las mujeres protagonistas de la noche, Pastora Soler derrochó sonrisas por doquier y no dudó en arrancarse a cantar en plena zona de prensa, y a petición de esta humilde periodista, el estribillo de su último single “La Tormenta”.

Rozalén, un tanto molesta ante una pregunta fuera de lugar de uno de los compañeros de cierto medio de comunicación, (se dice el pecado pero no el pecador), se mostró esquiva, pero, aún así, ratificó la gran labor de las mujeres en el mundo de la música.

Cuando Malú hace aparición, la alfombra verde se inclina, aún más si cabe, a sus pies. Al contrario que en las anteriores ediciones, y quizás por el hecho de que celebraba su cumpleaños junto a su premio Dial, la madrileña posó para las cámaras y se mostró cercana con la prensa. Todo parecía un camino de baldosas amarillas cuando al terminar la gala Malú se esfumó dejando a los medios compuestos y sin declaraciones. Tal vez para la próxima haya más, denominémoslo, suerte.

Como todo en la vida se compensa, hizo aparición la encantadora Niña Pastori. Sonrisa perenne, humildad y poderío caracterizan a esta dama del flamenco que hizo de la zona de prensa un tablao improvisado en el que nos deleitó con su arte. Apelando al gran poder que tenemos las mujeres, Niña Pastori se llevó una puntuación de 10/10 teniendo a la prensa como examinador.

Y, de repente, cuando parecía que había tiempo para una pausa, hizo su aparición Amaia Montero. Apoteosis de sentimiento, vestida para “matar” y haciendo gala de una gran sencillez, Amaia auguró un buen futuro para la música.


De todas las artistas que desfilaron por la zona de prensa tengo que hacer mención especial a nuestra artista canaria más internacional, Rosana. Vestida de blanco, con esa sonrisa que caracteriza a las almas puras, dando clases de esa humildad intrínseca que poseen los grandes y “olvidándose de olvidar” sus orígenes, la artista conejera habló sin límites para los medios presentes y mostró su felicidad por ser partícipe, un año más, en los premios más relevantes, a nivel europeo, de la música latina.

Del rosario de artistas que pasaron por la zona de prensa cabe destacar la sensibilidad de David DeMaría; la templanza, paciencia y maestría de Manolo García; el buen rollo de Melendi; la sonrisa embaucadora con sabor a ese México lindo y querido del maravilloso Carlos Rivera; el “colegueo” de andar por casa que desprende el incombustible Sergio Dalma; la autenticidad de Tequila; la personalidad arrolladora de un Antonio Carmona pletórico al haber renacido con un Dial debajo del brazo; la esquisitez de Pablo López; las almas cándidas de Amaia y Alfred, nuestros representantes en el festival de Eurovisión 2018; la dulzura y sentido del humor de Vanesa Martín y, como broche de oro y con esa humildad bestial propia de los grandes, cabe destacar el feminismo acérrimo de Carlos Vives, que aseguró que “las mujeres deberían presidir todos los gobiernos, son mucho mejores que los hombres”.

Con la celebración de la XXII Edición de los Premios Cadena Dial el corazón de Tenerife fue, un año más, la capital europea de la música latina.

Ale Hernández

Agradecimientos: Cadena Ser Tenerife.

Comentarios

comentarios