Una buena alimentación y tendrás un sistema inmunológico, una flora intestinal estable y una piel fuerte para defenderte de esta ola de virus. Te damos varios consejos para prevenir esas enfermedades virales, que cuando llegan, alteran nuestra agenda diaria.

Piel fuerte

La piel funge como barrera, por su segregación de sustancias con propiedades antibióticas que debilita las bacterias del exterior. Para mantenerla activa y atenta ante los gérmenes:

– Lávate las manos con frecuencia.

– No te pases la mano por el rostro para evitar que los gérmenes vayan a áreas sensibles como la nariz, los ojos y la boca.

– Convierte en tu merienda de temporada, las nueces y otras semillas derivadas (almendra, macadamia, avellana), pues su contenido de aceites ayudarán a tu piel a producir esas sustancias protectoras.

– Ejercítate para mantener tus poros limpios y bebe los litros de agua que necesita tu cuerpo.

Intestinos sanos

La flora intestinal es una “gran bacteria” que también trabaja para impedir que bacterias externas e internas se desarrollen en tu organismo y lo afecten.

Alimentos para la flora

– El ajo crudo protege contra los resfriados comunes, tos e infecciones respiratorias, debido a su gran fuente de vitaminas C, B1 y B6, fósforo y hierro. Utilízalo en aderezos para tu ensalada, en el sazón de tus carnes y en galletas o casabes.

Alimentos probióticos ricos en microorganismos como el yogur, bebida por excelencia para tu flora también rica en vitamina A y D, que alivian la inflamación de las mucosas intestinales, la hinchazón abdominal, reduce la diarrea y el estreñimiento.

Alimentos prebióticos ricos en fibra que alimentan la flora intestinal para cumplir con su función de fermentar los alimentos. Encuéntralos en el plátano, el tomate, el puerro, la cebolla, así como en espárragos, galletas y lácteos.

Para tu sistema inmunológico

Las vitaminas A, C y E presente en las frutas, ayudarán a mantener tu sistema en perfectas condiciones. Puedes encontrar vitamina A en zanahorias y verduras verdes. Mientras que la C, está en los cítricos como limones, naranjas, pomelos. El rocío de limón es clave para evitar resfriados y facilita la digestión. Y finalmente la vitamina E, frecuente en frutos secos y semillas.

Las carnes en general, los huevos y las legumbres aportan hierro, que resulta vital para que nuestro sistema inmunológico tenga una respuesta oportuna ante enfermedades como la anemia, que debilita nuestras defensas y aumenta el riesgo de virus e infecciones.

Combina la alimentación con ejercicios aeróbicos (caminar, trotar, nadar, bailar, pedalear), para mantener tus sistemas fuertes ante cualquier enfermedad viral. Recuerda, que solo dándole lo mejor a tu cuerpo podrás mantenerlo fuerte.

Fuente: Saludable

Comentarios

comentarios