Son muchas las personas, en todo el mundo, que padecen dolor de cabeza de algún tipo, como cefaleas o migrañas. En algunas ocasiones, se trata de un dolor de carácter leve, que ocasiona relativas molestias a quien lo padece. En otras ocasiones, es un dolor más intenso que se sufre con paciencia. Y en los casos más graves, además del intenso dolor, que puede durar horas e incluso días, se da otro tipo de sintomatología, como mareos, vértigo, fotofobia y vómitos, entre otros; convirtiéndose en una patología auténticamente invalidante.
Es muy probable que hayas sufrido algún tipo de dolor de cabeza en alguna ocasión, ya que es uno de los trastornos más frecuentes en la población. En su conjunto,

se estima que entre un 73 y un 89 por ciento de los hombres ha sufrido alguna cefalea en algún momento de su vida; en el caso de las mujeres, este porcentaje se eleva entre el 92 y el 99 por ciento.

La cefalea de tensión es la más común de todas las cefaleas, agrupando el 78 por ciento de los casos, según recoge la Sociedad Española de Neurología (SEN). Esta cefalea puede durar desde 30 minutos hasta siete días, aunque lo más frecuente es que dure de cuatro a trece horas.

“Las causas de una cefalea de tensión no están del todo claras”

Se suele usar el término de “tensión”, ya que se deduce que puede estar provocada por una tensión muscular o mental, pero no se descartan otro tipo de factores, como el estrés, la ansiedad o la depresión; o factores genéticos.

El tratamiento farmacológico más frecuente consiste en analgésicos y antiinflamatorios. Si bien es cierto que son bastante efectivos, también lo es que causan efectos secundarios adversos; especialmente, si se toman con frecuencia, por la recurrencia de los dolores de cabeza.

La Acupuntura es una excelente Terapia, coadyudante en el tratamiento de cefaleas y migrañas; inocua y sin efectos secundarios.

Con Acupuntura se puede, según los casos, disminuir la ingesta de analgésicos y antiinflamatorios y, en muchas ocasiones, llegar a poder prescindir de los mismos en el tratamiento de estos trastornos, con el consiguiente beneficio para el paciente, al no tener que padecer sus efectos secundarios.
También enseño a mis pacientes técnicas de relajación y automasaje Tuina (una modalidad de masaje chino, que es uno de los pilares sobre los que se asienta la Medicina Tradicional China), que son otras de las alternativas para mitigar el dolor, al igual que llevar una dieta equilibrada.
Más opciones, que no implican la toma de fármacos, consisten en tratar de seguir unos hábitos de vida saludables: mantener un horario de sueño regular, hacer ejercicio o evitar el tabaco y el alcohol.

Por: Yolanda López

Comentarios

comentarios