Patricia Palenzuela: “Las emociones influyen en la forma en la que nos alimentamos”

0
8
Foto: Fausto García Menéndez

Patricia Palenzuela: “Las emociones influyen en la forma en la que nos alimentamos”

 

Patricia Palenzuela Ramos es psicóloga general sanitaria. En la actualidad, además de llevar su consulta, colabora en Shinè, un centro de formación que trabaja con entidades públicas y privadas en el que se dedica a dictar diversos cursos y a ofrecer estimulación cognitiva a personas de la tercera edad, desde enero de este año. Entre los ciclos que imparte está el de Psiconutrición, a través del cual pretende enseñar a las personas a manejar su relación con la comida para que consigan sus objetivos y no fracasen en el intento.

¿Qué es la Psiconutrición? “Es la disciplina que nos ayuda a comprender que el principio de una alimentación saludable comienza en la toma de conciencia. Es decir, se trata de identificar la causa de la mala relación con la comida que tiene una persona con el objetivo de poder solventarla. El motivo de este vínculo poco equilibrado puede ser el estrés, la ansiedad o incluso, la sensación de vacío producida por la nostalgia. En ella se aprende cómo las emociones afectan a la forma en la que nos alimentamos. Por una experiencia personal me interesé por esta vertiente y empecé a investigar qué tipo de comidas preferíamos, por qué, cuándo, cómo gestionamos las emociones y todo lo que tiene que ver con los estados de ánimo que nos llevan a comer sin sentido. Es entender que tenemos que cambiar mucho más que lo que tenemos en la despensa”.

¿Qué hay que cambiar? “Entre otras cosas, la mentalidad y lo que pensamos sobre lo que es la dieta. Lo primero que debemos hacer es erradicar este término que nos hace pensar en culpabilidad y castigo. La prisa por alcanzar el objetivo, es otro de los elementos de esta lista. También tenemos que aprender a querernos y debemos revisar nuestras creencias respecto a lo que nos han inculcado y hemos interiorizado a lo largo de nuestra vida. Todas estas cuestiones se profundizan en el taller que imparto”.

¿Dónde está el secreto para conseguir con éxito el objetivo? “En aprender a alimentarnos conscientemente. En entender que el éxito no está en el tiempo que tarde en conseguir el objetivo sino en lograr mantenerlo”.

¿Por qué fallan las dietas? “Cuando vamos a un nutricionista, este nos recomienda la manera en la que debemos comer. Entonces ¿por qué no llegamos con éxito al objetivo o rápidamente lo perdemos? La cabeza. No somos máquinas. Las emociones influyen en todo lo que hacemos y es la parte que le corresponde manejar a la Psiconutrición”.

¿Para qué sirve el taller? “Claramente no es un curso pero sí sirve para dar pinceladas. Busca dar las nociones para que descubramos que comemos de manera automática y saber que no tenemos por qué comernos todo lo que tenemos en el plato. Ni porqué tenemos que comer sin hambre. Es un proceso individual, porque las necesidades de cada individuo son diferentes”.

¿Somos conscientes de lo que comemos? “En realidad, no. De hecho, tenemos 7 tipos de hambre: bucal, olfativa, celular, mental, emocional, visual y estomacal. El secreto está en identificarlas, practicar e ir cambiando los hábitos. Todo eso tiene el objetivo de saber cuándo sentimos la señal de saciedad y qué tipo de hambre tenemos, por qué comemos y por qué tengo hambre de tal tipo. Todo es un proceso. La alimentación consciente nos enseña a incorporar nuevos hábitos y por ello hay que hacerlo muy lentamente”.

¿Cuál es la diferencia entre un health coach y un psiconutricionista? “El primero es una persona que hace un curso sobre lo que es la nutrición y cómo funciona grosso modo la mente humana. Hace una mezcla y lo receta. El segundo ayuda a través de la parte mental a cambiar la conducta alimentaria de aquellos que están teniendo problemas con la comida. Contribuye a que los pacientes se liberen de sus bloqueos físicos y emocionales para que sean felices mientras tienen un peso saludable, una buena relación con lo que ingieren y la autoestima en su sitio.   Los primeros no tienen garantías suficientes que avalen su profesionalidad. Los segundos tienen que haber sido formados en Psicología y estar colegiados como tales. Tratamos con personas y es tan delicado, que está en juego su salud física y mental”.

¿Cuál sería en estos casos el profesional recomendado? “Un psicólogo no recomienda ninguna dieta, así como tampoco la debe recomendar un profesional de la educación física si no está previamente formado. Para ello está el nutricionista. Cada uno debe desempeñar su papel sin convertirse en un intruso de las demás disciplinas. Deben complementarse. Lo más preparado en este campo sería un experto que haya estudiado Educación Física, Nutrición y Psicología”.

¿Qué otros casos de este tipo conoce? “Hay personas que, por padecer determinadas circunstancias en su vida, enseñan sus estrategias a los demás pero sin recomendarlas porque cada persona es un mundo. No te dan herramientas sicológicas, simplemente te ponen sus ejemplos pero no se meten donde no se tienen que meter. Este tipo de experiencias no dan garantías a nadie para ejercer, ni recomendar tratamientos de ningún tipo. Lo que a algunos les sirve, a otros no”.

Foto: Fausto García Menéndez

¿Es real el mito de los psicólogos? “Internet ha desmitificado la labor psicológica. Las redes sociales han ayudado. Nadie iba antes al psicólogo porque lo dejaba su pareja. Ahora han aprendido que podemos ayudar a gestionar todas estas emociones. Las redes han normalizado y han contribuido a que nos acerquemos a la sociedad con más naturalidad”.

¿Cómo surgen las emociones? “Desde luego, no por emisión espontánea. Nacen del pensamiento y dependiendo de cómo sea este, se desarrolla nuestra conducta. No nos levantamos un día y decimos, hoy estoy triste, o alegre. No podemos controlar los sucesos que nos pasan en la vida diaria pero sí podemos aprender a manejar las reacciones que esos acontecimientos generan”.

¿Cómo podemos intervenir para que no nos afecten determinadas cuestiones? “Aprendiendo a gestionar nuestras emociones. Hay determinadas técnicas para identificar y manejar el problema. Los pensamientos a veces son automáticos. Hay que reconocer en qué punto tenemos que parar para saber que síntoma emocional me está generando determinada situación y darle la vuelta al suceso para evitar lo negativo a través de algunos ejercicios”.

¿Por qué la nutrición? “Porque es la base de nuestra salud y me interesa este campo en el que a diario me encuentro con noticias relacionadas con los desequilibrios de la alimentación y el sedentarismo”.

¿Qué produce una mala nutrición? “Un gran número de enfermedades. Desde hipercolesteremia, hipertensión, diabetes, enfermedades del corazón, hasta cáncer y un sinfín de enfermedades crónicas. Las cifras son alarmantes. El pediatra Francisco Machado en su página web expone que: Canarias es el lugar con mayor obesidad mórbida de Europa. Un 44,2 % de menores padecen sobrepeso y el porcentaje de obesos adultos ha crecido un 22 % en la última década. Un cuadro muy alarmante que hace temblar el sistema sanitario. Si los datos de obesidad que registra Canarias se trasladasen al resto de España, estaríamos ante la mayor epidemia en lo que llevamos de siglo, una amenaza no solo para la salud pública sino para la supervivencia de nuestro sistema de sanidad. Y, sin embargo, apenas se conoce fuera del archipiélago lo que aquí ocurre: tasas de obesidad infantil que superan el 44 %, niños de 12 años con hipertensión y diabetes que acarrearán, ya de por vida, una mortalidad por sobrepeso alarmante, con el doble de obesos que hace 25 años, y como dato que lo glosa todo: Canarias como el lugar con mayor índice de obesidad mórbida de toda Europa, según la Organización Mundial de la Salud (OMS)”.

¿Por qué siempre nos reunimos para comer y hay que comer? “Eso es un mal hábito. Si todos fuman, yo no tengo que fumar. Pasa lo mismo con la comida”.

¿Son tan importantes las emociones en nuestra vida? “Totalmente. Tenemos que entenderlas para controlarlas cuando nos enfrentamos a cambios físicos o una bajada de peso. Si sabemos lo que tenemos que comer, por qué no lo hacemos. Hay que trabajar mentalmente para que el objetivo se consiga. No podemos ir al psicólogo solo cuando tenemos problemas graves como la anorexia, bulimia o atracones. Es más fácil conseguir este objetivo si descubrimos y aprendemos a manejar nuestras emociones”.

Los kilos de más… ”Estar gordo, tener sobrepeso y estar obeso son cosas distintas. Si el sobrepeso no nos impide desarrollar nuestra vida cotidiana, podemos ser felices. Cuando nos afecta, ya tenemos que buscar remedio. Los gorditos son felices si ese exceso de kilos no limita su salud y su rutina diaria”.

 

Texto: Luz Toro

Comentarios

comentarios