Kim Simmons: “El trabajo bien hecho es lo que te da un nombre”

0
124

Kim Simmons

Una buena intérprete siempre tiene que tratar de subir su nivel para dar cada vez más calidad y sobre todo veracidad al trabajo que hace, que transmita.

Cantante y autora de sus temas. Cuenta, a sus 34 años, con una extensa trayectoria profesional en el ámbito musical.

Sus inicios provienen del Blues, Jazz, Rhythm & Blues, Soul, hasta estilos más actuales como el Pop, Rock y Funk.

Formada de la mano de maestros como Silke Aumüller, su actual coach, y Helen Lennys en su momento, Kim se encuentra trabajando actualmente en la composición y producción de un nuevo trabajo discográfico de la mano de Arteria Films Studios, bajo la dirección del conocido productor Kiko Castro.

Sus apariciones más recientes consisten en interpretaciones sinfónicas de artistas de gran renombre como Alicia Keys, Withney Houston y Donna Summer, acompañada, en una ocasión, por la Banda Municipal de San Miguel de Abona en el evento “Son Mujeres”, bajo la dirección de José Carlos Fariña, actuación similar a la que ya se realizó anteriormente con la Banda Municipal de Arico.

Con frecuencia participa como solista en los conciertos “Cook&Music”, como el realizado en La Palma, en el que actuó en el llamado “La Palma Reventon Trail” compartiendo cartel con el grupo Efecto Pasillo y en Puerto Santiago en el escenario de 40 Principales. Actualmente trabaja junto a la banda de rock Planet616, quienes forman, además, parte como músicos en su nuevo trabajo discográfico. Este trabajo da un giro a su estilo musical, para adentrarse más en el Jazz, Blues y Soul, que son aquellos con los que se siente más identificada y que verá la luz este próximo otoño.

¿Qué quería ser de pequeña? No tenía claro que quisiera ser cantante, pero sí veía los programas de música en la tele y quería ser una de esas niñas que salían ahí. Lo que sí sabía muy bien era que me gustaba cantar y bailar, como a casi todas a esa edad, supongo.

¿Qué fue lo que motivó que se dedicara a la música? Empezó todo casi sin darme cuenta. Primero quise formarme bien y luego vi en esta profesión un medio para ganarme un dinero extra y poco más. Lo que pasó es que descubrí que en realidad era una vocación, que tal vez ni siquiera sabía que tenía, además lo disfrutaba y a la gente le gustaba.

¿Cuánto cree que debe durar la formación en una cantante? Toda la vida. La formación nunca termina. Una buena intérprete siempre tiene que tratar de subir su nivel para dar cada vez más calidad y sobre todo veracidad al trabajo que hace, que transmita. Y yo, con lo perfeccionista que soy, siempre trato de absorber todo el conocimiento y la experiencia de todas las personas que sé que llevan mucho más tiempo que yo en esto.

¿Alguna voz le ha servido de referente? Muchas. Siempre hay algo que sacar, oigas lo que oigas, lo importante es ser capaz después de llevarlo a tu terreno. Me gustan muchas voces y aprendo de todas ellas, pero no sería capaz de darte un nombre concreto. Tengo debilidad por las divas del Jazz y el Soul, pero son muchas.

¿Fama o trabajo? Trabajo. El trabajo bien hecho es lo que te da un nombre y ese nombre es el que te dará la fama. Sin un trabajo bien hecho, no hay fama que valga. Y si la fama no llega, siempre habrá más trabajo. Definitivamente, trabajo.

¿Ha tenido que renunciar a muchas cosas en su vida para poder dedicarse ahora a su pasión? Realmente no es una cuestión de renuncia, sino tal vez más de prioridades. La vida, según en qué etapa te encuentras, te va obligando a marcar prioridades. Pero siempre fue algo que tuve claro que quería hacer, aunque no a cualquier precio. La música es algo que me llena y lo veo como algo para ser feliz, no como algo que me obligue a tener que renunciar, o perder para llegar a alcanzar algo más. Obviamente, es un sacrificio importante, pero si estableces bien tus objetivos, se puede conseguir.

¿Muchos obstáculos en el camino? Los que cada cual quiere que haya. Siempre te encuentras con personas que restan importancia a tu talento y a tu trabajo, tratando de convencerte, incluso, de que por ese camino no vas a ir a ninguna parte. La cuestión es saber sobreponerse a esos comentarios, tener claras las metas, fijar la vista en ellas y no permitir distracciones a tu alrededor que te desvíen de tu trayectoria.

¿Ha recibido algún tipo de apoyo en la etapa más reciente de su trayectoria? Empezando por el círculo más cercano, que es mi familia y buenas amistades, que son los que más orgullosos se muestran de lo que voy consiguiendo. Y cómo no, mencionar a Kiko Castro, productor y mánager, que desde el día que entré por su estudio para grabar un “cover”, me recibió con mucha calidez y por lo visto le gustó mi voz. Hoy Kiko es uno de mis mejores amigos. No puedo olvidar a Silke Aumüller, mi “profe” de música y a la banda “Rock-e”, en la que participo junto a ella y otros talentos como Eddie al saxo, Roxy en el bajo, Sârka a la guitarra, Francis a la batería y Cynthia en el piano, bajo la magnífica dirección de Silke. Todas estas personas son las que más me han ayudado y motivado a seguir siempre adelante. Son, junto a mis amigos Raymond y el showman Sammy Jay, quienes más me han apoyado a nivel personal y profesional.

¿Puede contarnos algo más sobre su nuevo trabajo? Todavía no. Pero sí puedo adelantarte que los temas reflejan en sus letras una parte muy íntima de mis vivencias. Claramente tienen influencias jazzísticas y también pinceladas de funk, blues y soul, que son los estilos que llevo dentro. La música y los arreglos corren a cargo de Kiko Castro y fueron compuestos en un momento de transición importante en mi vida personal. No puedo negar que lleven algo de autobiográfico.

¿Cuándo tendremos noticias de ese trabajo? En principio está previsto que salga un single en otoño titulado “Don’t be afraid (No tengas miedo)”. Ya estamos trabajando, además, en el videoclip y es un reclamo, o mejor dicho un grito de libertad, para animar a que las víctimas de violencia de género, especialmente, las de maltrato psicológico, que es el más difícil de detectar y al que no se le da la importancia que realmente tiene, porque llegas a estar muerta en vida, pierdan ese miedo y hablen.

Normalmente, cuando se enfrenta al público, ¿qué es lo que más disfruta y qué es lo que más miedo le da? Lo que más disfruto es ver que ese público también disfruta, corean las canciones conmigo, que esas canciones les transporten a momentos especiales de su vida o, simplemente, que les emane algún recuerdo de su pasado. Mi vida se basa en gran parte en sensaciones y ser capaz de transmitir esas sensaciones a más personas me hace inmensamente feliz. Miedos, en realidad no tengo muchos, pero tal vez podría decir que tendría el temor de no traspasar esa cuarta pared y no llegar al público. Se me pasa en el cuarto compás.

¿Qué le pide a su profesión? Tiempo. Que me permita disfrutar de ella lo máximo posible. Que me dé muchas vivencias que retroalimenten mis canciones y seguir en ese círculo de movimiento, porque el movimiento es vida. No quiero llegar a ningún sitio, quiero seguir caminando toda mi vida.

¿Y qué le pide a la vida? Seguir siendo feliz. Disfrutar de todas sus facetas junto a las personas que me quieren y a las que quiero; y por qué no, triunfar, que para mí es no renunciar a ser la persona que soy.

¿Qué es para usted el éxito? Muchas personas piensan que alcanzar el éxito es actuar en un gran escenario ante miles de personas, o ganar un dineral, o tener una fama desmedida. Esta profesión te da tantas satisfacciones diferentes que para mí, cada vez que me subo a un escenario, o entro a un estudio, sean estos del tamaño que sean, ya considero haber alcanzado el éxito en esta profesión. Todo consiste en saber vivirlo. Disfruta y sé feliz, todo lo demás vendrá como consecuencia de la perseverancia y de un trabajo hecho con amor.

¿Quién es Kim Simmons? ¿Artista o persona?

Ambas Como artista creo que ya ha quedado claro, aunque insisto en que siempre queda mucho por aprender, que es lo más bonito de este oficio. Como persona, me considero muy perfeccionista y me exijo mucho a mí misma. Me gusta mucho dedicarme a mi gente y creo que eso se refleja también en mi trabajo. Me encanta reír y trato de pasar todo el tiempo posible entre risas. Me gusta la gente con buen sentido del humor. En definitiva, es la persona la que hace a la artista. Somos un todo indivisible.

 

Comentarios

comentarios