El frio viento Mistral que entra desde el mediterráneo principalmente en otoño e invierno tiene identidad. ¿Acaso es posible que un viento la tenga?

Las antiguas culturas reconocían identidades como partes existentes de nuestro planeta, quizás por eso el respeto natural del entorno.

Pero de pronto, en estas profundidades de la naturaleza aparecen las Kardashian, exitoso producto internacional del pensamiento de nuestra occidental y global civilización (también me salta a la memoria un tal Donald Trump y otros fenómenos de origen nacional). ¡Qué será!

Lo que estaba bien o mal ha sido un elemento de narración en el arte, una necesidad didáctica.

La historia del cómic es un buen ejemplo. Creado inicialmente como literatura infantil va alcanzando público adolescente y adulto. En Estados Unidos los temas de sexo (estaba prohibido dibujar un beso o cuerpos tocándose), racismo, drogas se comienzan a incluir desde la década de los sesenta, rompiendo leyes y barreras que les impedían, literalmente, siquiera nombrar estos temas (Comics Code Authority. CCA). Stan Lee y Jack Kirby son dos de los creadores que inician el renacimiento de los superhéroes. Los personajes de Marvel sobrehumanos-mutantes y sus conflictos psicológicos ahondan en complejidad. Hoy vemos como incluyen la relatividad de estos personajes, hoy bueno y mañana malo y viceversa.

Las chicas Disney entran o salen de la pubertad y comienza el espectáculo. Ya no sabemos ni del vecino. ¿Que será?

Se pueden reconocer raíces del cómic en el cine de Spielberg y Lucas por ejemplo y en pintura, directamente, Roy Lichtenstein con su técnica de puntos y colores primarios imitando el proceso industrial de impresión del cómic. Es el pop art por excelencia. El movimiento surge hacia mediados de los cincuenta y los sesenta y en España se puede asociar a la llamada Nueva Generación con Eduardo Arroyo, el Equipo Crónica, la movida madrileña de los ochenta, Ouka Leele en fotografía intervenida o en cine Pedro Almodóvar.

Veo una entrevista que hace Ronnie Wood (Rolling Stone) a Alice Cooper, rockero duro de pura cepa, donde le cuenta este que no pensaba pasar de los 24 años y no los 68 que tiene y seguir de gira, y que Keith Richards a la salida de un escenario le pregunta: “¿Vincent, hace cuánto que no tomas un trago?, veinte años, le responde. No todo es un escenario, también en la vida es lo que parece. Como la lengua de los Rolling que es de John Pascher y no de Andy Warhol como muchas veces se cree.

Cada vez más se investiga la relación entre el estómago y la depresión en las personas. Avanzamos y descubrimos lo que otros seres humanos ya hablaban. Los japoneses buscando el alma se pondrán la mano en su barriga, en su centro de gravedad, en el Hara o Tan Tien, en la energía “ki”.

Al final damos vueltas y vueltas en una espiral interminable, rezongando los más viejos por el destino que les tocó y los mas jóvenes a comérselo, que es lo que toca.

Raul Eberhard
Pintor

Comentarios

comentarios