Marcela Obando: “Alimento a 600 niños todos los días”

 

Marcela Obando Espinel graduada en Administración de empresas Turísticas, en el Colegio Mayor de Antioquia, es propietaria de un negocio, en Medellín- Colombia, que se dedica a la restauración llamado Al Patio Beef & Bar y que está especializado en corte de carnes a la Parrilla. 

 

En este espacio, tiene un aforo para 400 personas, se puede disfrutar del karaoke y de la música en vivo Crossover, que consiste en la mezcla de géneros musicales diversos con la música clásica, todos los fines de semana.  Regenta su negocio, desde hace 12 años, después de haberse desempeñado como gerente del restaurante Hatoviejo durante 22 en esta ciudad. Un lugar, con más de 30 años de antigüedad, en el que se puede disfrutar de la comida típica colombiana.

¿De dónde nace su vocación por la restauración? “Al terminar mis estudios de Administración de Empresas Turísticas en Medellín me llamaron a una entrevista como Hostess en Hatoviejo. A los 8 meses me ofrecieron la administración del mejor restaurante de cocina criolla en la ciudad en el año 1985, Hatoviejo, donde aprendí el manejo de personal y tuve a cargo a más de 50 personas. En este negocio aprendí a desarrollar actividades para grandes empresas”.

¿Con su larga trayectoria en el gremio a qué atribuye su éxito profesional? “Me he ocupado siempre del servicio al cliente, del manejo de personal exitoso, me he interesado en estar agremiada y me preocupo siempre por desarrollar el sector de la gastronomía. Me ha ayudado mucho ser perseverante en un medio muy competido y cambiante porque la administración pública crea nuevos impuestos con los que debemos cumplir, además de los requerimientos de higiene, sanidad, protección de base de datos, tributarios, etc.

¿Qué cargos desempeña aparte de gerenciar su negocio? “Pertenezco a la Junta del Tour gastronómico: Iniciativa que existe para orientar, capacitar y representar al sector hostelero de Medellín y sus alrededores. La idea es despertar la garantía, confianza, interés y admiración de los clientes y asociados. Hemos conseguido presencia en diferentes municipios de Antioquia y barrios de Medellín.  Tengo además una Fundación, que alimenta a 600 niños todos los días, llamada Pan y Paraíso. Es un programa que se desarrolla en tres barrios de bajos recursos, donde se sirven desayunos y almuerzos todos los días. Se da catequesis y se celebra la misa los sábados. También se lleva por grupos a los menores a conocer el mar, y se hacen actividades para los abuelos del barrio”.

¿Es difícil como mujer haber llegado a dónde está? “Dios coloca las cosas en el camino y uno debe seguir los pasos con paciencia, perseverancia y tomar riesgos en el momento indicado”.

¿Ha renunciado a algo por construir sus proyectos? “Inicialmente no acompañé mucho a mis hijos en la infancia, por dedicar noches y fines de semana al Restaurante. Ahora, con mi empresa, ellos  colaboran en vacaciones, y compartimos más tiempo en familia”.

¿Por qué considera que los chef de fama son todos hombres? “No todos son hombres, pero si admiro que son muy detallistas en su trabajo, estudiosos y disciplinados”.

¿Qué cualidades debe tener una persona que se dedica a su profesión? “Entregarse tiempo completo, ser excelente  en relaciones públicas e interpersonales, confiar en su equipo de trabajo, ser creativo y conocer de finanzas, de decoración, de culinaria, de enología, de buenas prácticas de alimentos…”.

¿Todo lo que sabe se lo ha enseñado la experiencia? “Gran parte, pero he estudiado cocina, mercadeo, negocios y eventos, entre otros”.

No cabe duda de que es una mujer emprendedora. ¿Cuál es su próximo proyecto? “Dedicarme más a mi familia, y posicionar Al Patio como el sitio más feliz de la Ciudad.”.

¿Cómo piensa conseguirlo? “Apostando por el personal con el que cuento, haciendo alianzas con proveedores, promoviendo capacitaciones y mejorando las redes sociales, entre muchas otras posibilidades que surgirán sobre la marcha. También es importante la participación en ferias y eventos que permiten dar a conocer mi marca como por ejemplo el Festival de maridaje, Medellín Gourmet, que se celebra dos veces al año, además atendemos eventos por fuera del Restaurante. Es una profesión que exige un movimiento constante en el área de servicios y comercial”.

 

Por Luz Toro

Comentarios

comentarios