Los escritores Dioni Arroyo Merino, Antonio Bosch Conde y Juan Martín Salamanca participarán mañana sábado, 14 de marzo, en un congreso de literatura erótica que tendrá lugar en el municipio de La Orotava. La cita se dio a conocer en días pasados en el marco de las actividades diseñadas por la Concejalía de Políticas de Igualdad, que dirige Belén González, con motivo del Día Internacional de la Mujer. Francisco Linares, alcalde de la Villa de La Orotava, y el escritor Enrique Reyes fueron los encargados de dar a conocer las claves de este encuentro.
Más Mujer Canarias ha compartido una distendida charla con cada uno de los mencionados autores en la que cada uno expone lo mejor de su libro.

20150312-rdc-Dioni Arroyo Merino001

DIONI ARROYO MERINO:
GOTICA Y EROTICA, MUCHO MÁS QUE UNA NOVELA

Es una historia de amor, una novela de intriga donde las sensaciones afloran de manera importante. El suspense está muy presente. Ambientada en Santander, una ciudad un poco inhóspita y lúgubre en invierno con cierta decadencia y buena ambientación gótica. Y, aunque tiene algunos capítulos más luminosos,- curiosamente uno reflejado en el Puerto de la cruz, un lugar donde viví hace muchos años y venir aquí es como volver al hogar.- Trata de la historia de un joven que tendrá que optar entre dos amores muy diferentes, en ocasiones, a los hombres nos ha sucedido tener que optar entre un amor más terrenal frente a otro más espiritual, y esa decisión marcará el destino de nuestro personaje. Naturalmente habrá un crimen que tendrá que desvelar y un toque sobrenatural que da la ambientación gótica. Para ello me inspire en una serie que en mi niñez me cautivo; Cumbres Borrascosas.

¿Tenemos las mujeres distintas maneras de plasmar el erotismo con respecto a los hombres?

Si, existen diferencias culturales, genéticas y biológicas que así lo indica. La mujer vive su sexualidad de una manera más sutil y compleja, los hombres por el contrario, vivimos las pasiones desde el punto de vista más instintivo, lo visual juega un papel fundamental y para ellas, más el emocional. Las mujeres a lo largo de los últimos quince años han sabido mostrar muy bien en la literatura todo lo relacionado con el erotismo, a los hombres nos ha costado mucho más romper determinados estereotipos y tabúes a la hora de escribir literatura erótica. El mundo de las sensaciones femeninas para nosotros es un gran misterio, un enigma. Es importante que los hombres en la literatura abordemos como sentimos y vemos el erotismo.

¿Piensas que es patrimonio de la mujer la literatura erótica?

La literatura en sí, erótica o no, es más un patrimonio de la mujer que del hombre. Cada vez hay más escritoras capaces de narrar el mundo de una forma más variada, diversa y complejas. Es cierto que hay una gran eclosión con Las Sombras de Grey, pero en los años 90, recuerdo una colección maravillosa llamada La Sonrisa Vertical que nos descubrió un mundo fascinante, mayoritariamente escrito por escritoras francesas. Ahora hay un auge, podría ser un retroceso, existen demasiados perjuicios qué no hemos superado y además hacía falta una trilogía, en este caso procedente de Estados Unidos, para que hubiera una eclosión. En nuestro caso, consiste en aportar nuestro granito de arena como hombres escritores de literatura erótica y que la gente conozca nuestra visión sexual y despertar la curiosidad de algunas mujeres; es un mundo tan variado e intenso el nuestro. En nuestras presentaciones o firmas de libro, siempre son las mujeres las que nos escuchan. Las lectoras que devoran y escriben libros, en los próximos años, ellas van a tener el patrimonio de la cultura y la economía, y la literatura no va a ser menos.

¿Ha dejado de ser la literatura erótica un género menor?

El género erótico hay que normalizarlo, forma parte cotidiana de nuestra vida diaria y una parte importante que nos permite acceder a sensaciones que nos proporcionan felicidad, igual que la novela histórica o de terror y romántico, hay que darle un lugar más natural a un género narrativo que nos muestra una faceta real de las personas hoy en día.

¿Son los lectores de este género personas no satisfechas de su sexualidad?

Espero que no, espero que no sea así, porque muchas personas están interesadas en nuestras obras. Considero, que son personas que les apetece conocer y disfrutar de obras literarias diferentes, en el caso de los hombres les puede parecer interesante y es más, creo que las personas que leen este tipo de género tiene una vida íntima muy satisfactoria. No sustituye, complementa.

¿La literatura erótica está dejando de ser exclusividad de las mujeres?

Efectivamente. Es cierto que los hombres tienen más pudor y no se atreven a hacerlo público, la mujer se ha liberado más rápidamente y con total naturalidad la podemos ver en el transporte público leyendo este tipo de literatura, a los hombres nos quedan aún unos añitos y en los transportes público, los hombres suelen tapar la portada para que no se vea ni tan siquiera el lomo del libro, en ese sentido somos más tímidos, nos faltan una década para estar a la altura de las mujeres.

20150312-rdc-Antonio Bosch Conde002

ANTONIO BOSCH CONDE

“El SUEÑO DE SADE”, ¿Es una novela erótica con cierto matiz detectivesco y una gran dosis de romanticismo?

El sueño de Sade reúne esas tres características importantes para atrapar al lector, una trama que acompaña al lector para que no sea aburrida en este sentido. Lo sentimental y amoroso es la antesala del erotismo.

¿El éxito de una novela erótica depende de que su autora sea una mujer?

No lo sé, quizás, dentro de un tiempo podamos dar un diagnostico real porque la prueba es que nuestra colección tiene su público, si bien es cierto que nuestras lectores en su mayoría es femenino, veamos como reciben las mujeres nuestra sexualidad contada con nuestros ojos y sentimientos.

¿Qué se pretende al escribir un libro básicamente erótico?

Yo creo que no más allá de lo que se pretende con otras novelas con la salvedad del punto picante que todos tenemos y no podemos esconder dado que, a todos nos gusta la sexualidad, por lo tanto, no solo leerla y practicarla, la historia debe ser atractiva para el lector sin llegar al punto pornográfico, debe estar bien dirigida, bien acariciada.

¿Hasta qué punto son creíbles las escenas narradas en un género erótico?

Depende de la imaginación del escritor, yo te puedo hablar de las mías, y ellas, son todas reales porque se han dado y así han existido. Y sí que es verdad que existen por ahí novelas que nos narran historias de dudosa credibilidad. Entiendo que ello puede ser una puerta abierta para practicarlo en tu vida privada.

¿Consideras que el humor es necesario en una novela erótica?

¡Por supuesto! que es necesario en cualquier contexto, incluyendo la literatura. Al final de cuentas, hay que atraer al lector. Las descripciones constantes de erotismo sin una mezcla de humor, aburriría al lector. Un buen plato debe tener su guarnición y en este caso, sumamos el humor.

¿A qué miedos se enfrenta un escritor?

Al lector sobre todo, a que no guste tu historia, aunque también es verdad que no se puede luchar contra eso, cada lector tiene una manera de ver y entender esa obra. El miedo hay que terminar perdiéndose, de no ser así, no podríamos seguir escribiendo.

¿Por qué el protagonista termina siendo ese alguien que nos complica tanto la vida?

La vida es así, complicaciones. Una vida lineal y aburrida no resulta atractiva, los humanos somos así. Siempre estamos buscando algo distinto, algo nuevo. Una relación interpersonal si te lo pone fácil, te aburres, es una de las cosas que a los hombres nos cuesta comprender de las mujeres, si se lo pongo fácil, no lo quiere y si se lo pongo difícil, es cuando te buscan… Es incomprensible pero somos así de complicados. Desde Adán y Eva los hombres y mujeres somos así de maravillosamente complejos.

20150312-rdc-Juan Martín Salamanca002

JUAN MARTIN SALAMANCA

EL SIGLO XVIII ES EL MARCO DE UN ESCENARIO DONDE LA NOBLEZA DE LA ÉPOCA SE DESNUDA CON UNA PARTICULAR VISION SOBRE EROTISMO Y EL CONCEPTO DE CONQUISTA.

¿Hay cabida para el romanticismo en la historia de Juan Martín Salamanca?

Si, si hay cabida, la cuestión es desde que punto de vista. Yo creo que no todo es romanticismo, no todas las historias de amor tienen que ser iguales, hay diferentes enfoques y sentir la pasión. En el mi obra El Embrujo de Lilit, he buscado uno más particular y atípico basado en la pasión, en un amor que no parece tal y cómo al final, las apariencias engañan y el mayor conquistador puede caer en las garras del amor..

¿Cuál es el mensaje que nos quieres transmitir en “El Embrujo de Lilit”?

Lo que pretendo transmitir no es más que un duelo de seducción. Me imagine una batalla entre el prototipo seductor masculino basado en los mitos e imágenes que todos tenemos de Casanova y Don Juan Tenorio, frente al poder de la seducción femenina, que elegí en este caso como mayor representante al mito de Lilit. En ese duelo, las de ganar siempre la lleva la mujer, su poder de seducción es más fuerte que la del hombre.

¿Por qué en algunas novelas eróticas se utiliza un lenguaje malsonante?

No sé cual puede ser la razón, en mi caso, busque un entorno de contexto histórico siglo XVIII donde en sus salones parisinos, aunque con mucho lujo y cierta decadencia, se cuidaba un poco más el lenguaje. El ambiente de mi obra tiene un entorno de carga erótica fuerte pero con mucho lujo, mucha seda, pero sobre todo, alejado de un lenguaje así. La Revolución Francesa va emparejada con la elegancia, la seducción y el erotismo.

¿Las escenas explícitas garantizan el éxito de la obra?

Creo que depende del público. Hay público que le gusta más la profundidad de la descripción. Soy partidario de ser explicito, pero no de forma gratuita, es decir, no vamos a hacer una novela de sexo bestial hasta el último detalle porque sí. El lector debe de observar cierta coherencia en la escena dada su evolución. Lo que diferencia un relato erótico sobre el pornográfico, es que éste último se basa en mostrar por mostrar. Mostrar es importante, pero con sentido.

¿En qué momento de tu vida decides ser escritor?

Surgió de forma impulsiva. Conozco a otros amigos escritores que lo son porque desde pequeños habían sentido esa necesidad. En mi caso, se dieron circunstancias que me llevaron a eso. Empecé a trabajar en el periodismo y con una beca los fines de semanas, aun estudiando la carrera, me llevo a trabajar los fines de semanas. Mientras la gente de mi edad salía a divertirse, yo, mataba las noches del sábado con siempre mi mucha imaginación. Empecé a escribir novelas sin mucha expectativa y me gustó tanto, qué resultó tan adictivo y desde entonces no he podido dejarlo.

¿Es el género erótico un entretenimiento puro y duro?

Según lo quiera ver cada cual, hay que huir de verdades universales. Habrá quien lo vea como un entretenimiento y otros como algo más. La literatura en cualquier género, nunca debe renunciar a su componente de ocio, pero a la vez, tiene que entretener al público, tiene que transmitir algo más.

¿Las novelas románticas sin sexo son menos atractivas para el lector?

No tiene por qué, aunque un poco de picante nos alegra a todos. A mí me gustan mucho las novelas de Kent Follen, sus novelas podrían ser las mismas sin escenas eróticas, pero él, siempre suele incluir alguna escena subidita de tono y eso enriquece y alegra.

Por: Esther Mendoza
Fotografía: Rubén de Cándido

Comentarios

comentarios