Cartel de la obra teatral "Tres Segundos".
Cartel de la obra teatral “Tres Segundos”.

No hace mucho, un gran amigo abogado y periodista, ambas profesiones ejercidas por Jesús Ortega con la pasión con la que se deben hacer las cosas para triunfar, me llamó para decirme que una de las actrices a las que dirige en su primer montaje teatral, también dirige con pasión Jesús y se nota traspasando de la escena al patio de butacas, no podía estar uno de los días de función y que si podía y quería, él estaría encantado de ofrecerme ese día de cover.
Qué os voy a decir…
Dije que sí al instante, aún sabiendo la responsabilidad que conllevaba ese sí.
Sustituir a una gran actriz conocida por sus brillantes interpretaciones de mujeres poderosas en televisión y que borda su papel en esta obra, era como querer suicidarse un poquito en directo, pero ¿qué mejor suicidio que en el escenario y con un bombón de personaje?
Fanny Gautier, es Doña Marta en “La Biografía” de Emilio Williams, texto que se representa a modo de lectura dramatizada dentro de “Tres Segundos”, libreto que consta de 5 textos de 5 dramaturgos diferentes con 6 actores que dan vida a 5 maravillosas historias llenas de matices, emociones y verdades, con un hilo conductor a modo de voz en off del genial Agustín Jiménez, con texto de Jesús Ortega homenajeando a nuestra radio querida.

“Tres Segundos” lleva representándose en la Sala Triángulo, decana con clase y caché del circuito independiente y alternativo de la escena madrileña, desde hace un par de meses, sigue todos los sábados de este mes de junio y le auguramos muchos meses más por derecho propio y por haber juntado tanto talento y profesionalidad en tan poco metro cuadrado ¡¡Bien por Jesús y su Efecto Teatro!!

Las lecturas van desgranando poco a poco las intimidades, debilidades y deseos de sus protagonistas, con una naturalidad y complicidad de los actores con su público que yo, acostumbrada a tablas y público, me pasmo del todo.
¿Cómo hacen estos 6, para llegar de esa manera tan sencilla a que queramos seguir sabiendo más y más de cada personaje y sus vidas? Me pregunté yo la primera vez que vi la representación.

La respuesta no es tan fácil como la manera de hacer de los actores en escena!

Sin duda, textos inteligentes que regalan sencillez a historias cotidianas muy bien contadas.
Unas interpretaciones ajustadas a ritmo, perfecta vocalización (cuánto echo de menos hoy este “pequeño detalle” en tantos y tantos actores) entusiasmo actoral por kilos y un talento humilde que se huele y se palpa desde que uno entra en la sala.
El elegante saber hacer del director, la batuta sabiendo remover las emociones en el actor hasta el punto óptimo de contagiar al público sin llegar a doler… Sí, a veces este punto se salta y actores y público se duelen, para bien o para mal, y hay muchos tipos de dolor y muchas intensidades. Jesús sabe respetar el dolor llegando a la emoción.
Y creo, en mi flaco entender, que el ingrediente estrella lo deja caer el espectador que, como su propio nombre indica, está expectante ante semejante ejercicio de voyeurismo que Jesús, los chicos y “Tres Segundos” plasman ante sus ojos.
¡Qué mas se puede pedir! Pues se puede pedir más porque “Tres Segundos” nos da más… Sentido del humor, personajes de los de “a la vuelta de la esquina” e historias de las que poder charlar en la copa de después… Incluso reflexiones internas con la almohada al llegar a casa…

-Josi Cortés le cuenta a Lourdes, su terapeuta, sus traumas de fin de semana en “El Síndrome Spears”, de Carles Carrillo.
-Fanny Gautier se resiste a dar más datos de los ya conocidos de su marido en “La Biografía”, de Emilio Williams.
-Mentxu Romero y Juan Caballero nos trasladan a un futuro programado y nos invitan a un trío con el Presidente del Gobierno en “696”, de Carlos Be.
-Miguel Ángel Calvo “destripa” las relaciones entre compañeros de empresas multinacionales en “Remitec”, del propio Jesús Ortega.
-Isabel Prinz relata su perfecta vida familiar y sus hobbies en “Un Cuento de Hadas”, de Juan Carlos Rubio.

Y después de contar todo esto ¿cómo os imagináis que está esta servidora de Dios y ustedes (y ahora también de Jesús y “Tres segundos”) ante el reto de esa función el día 15 del corriente?
No imaginéis más que ya os ayudo yo: ¡feliz, entusiasmada y asustada a partes iguales!
Los retos nunca me han asustado, al contrario, me cargan de adrenalina y ganas, la responsabilidad hace que me exija al máximo y el enorme respeto hacia mi profesión, compañeros y público convierten mis horas de trabajo en pocas y siempre creo no estar a la altura.
Así que, el 15 de junio voy a disfrutar al máximo de todo lo que la vida, una vez más agradeciendo a la vida, me regala, esta vez en forma de “La Biogafía”, Jesús y “Tres Segundos”

Y después de este rollo tan grande, porque mira que te enrollas, tía, adelanto: Isabel Prinz hablará para Más Mujer Canarias.
Canaria bella, racial, simpática y con magia en los ojos, nos contará de teatro y de Canarias, de lo divino y lo humano y sobre todo, hablaremos de estos “Tres Segundos” con los que se divierte tanto cada día de función.

Y ahora: “The Show Must Go On”

Miss A

Comentarios

comentarios