Invertir en la mujer africana, garantía de éxito

 

Fomentar el acceso a la formación, al crédito, la agricultura, la política y la igualdad en el trabajo son las cinco claves para el futuro, según la Fundación Codespa

 

 

De los 20 países identificados como los peores para vivir siendo mujer, 16 están en África: Níger, Somalia, Malí, República Centroafricana, República Democrática del Congo, Costa de Marfil, Chad, Comoros, Liberia, Guinea, Burkina Faso, Benín, Sierra Leona, Gambia, Yibuti y Mauritania. Sus niñas van menos años a la escuela, las adultas no tienen acceso a cuentas bancarias, y la representación política es mínima. Este es uno de los datos recogidos en el informe Mujeres africanas, mirada al futuro.

 

Entre las propuestas, basadas en datos de numerosas entidades que garantizan el éxito de la apuesta en la inversión de las mujeres, el informe revela cinco puntos clave para optimizar las energías:

 

Educación y formación:

“En África subsahariana, si cada niña cursara al menos hasta la educación secundaria, se podrían salvar las vidas de 1,2 millones de niños”, concluye ONE. El informe recoge que la evidencia demuestra que con la educación los conflictos se reducen, y se contribuye a la seguridad y la estabilidad. “Si la madre adulta ha recibido una educación aumenta su salud y la de sus hijos, su empoderamiento económico y su autoestima, lo que contribuye de manera significativa a la reducción de la pobreza”, indica el texto.

 

Acceso al crédito:

“Cuando los microcréditos son concedidos a mujeres, el consumo de bienes y servicios esenciales para la familia se incrementa, contribuyendo así a la reducción de la pobreza de sus hogares y a una mayor escolarización de sus hijos”, avalan estudios del Grameen Bank, ya que cuando los ingresos son gestionados por ellas, los menores tienen 20 veces más posibilidades de sobrevivir.

 

Potenciar la agricultura:

“Si las mujeres tuvieran el mismo acceso que los hombres a los recursos productivos, podrían incrementar sus cosechas entre un 20% y un 30%”, concluye la FAO (la agencia de la ONUpara la alimentación y la agricultura). Un dato que se complementa con la ausencia de títulos de propiedad de tierras para las mujeres, lo que provoca dependencia y falta de autonomía. “A pesar de que más del 80% de las mujeres en el África subsahariana trabajan en el sector agrícola, en contadas ocasiones son las titulares de la explotación. Es decir, no tienen control sobre la tierra y no pueden tomar decisiones sobre sus cosechas”, se lee en el informe de Codespa.

 

Igualdad en el trabajo:

“El trabajo de la mujer puede ser el factor más importante para reducir la pobreza en las economías en desarrollo. Se ha comprobado que el acceso de la mujer al mercado laboral contribuye a la reducción de la pobreza y vulnerabilidad de hogares y familias, así como al crecimiento económico de los países”, ilustra la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Una conclusión que coincide con la del Banco Mundial, que indica que las empresas con más trabajadoras mejoran la productividad, se adaptan mejor a los cambios y tienen una fuerza laboral más estable”.

 

Representación política:

“Cuando las mujeres están en los parlamentos, se promueven políticas sensibles a la igualdad de género, el cuidado infantil, la violencia de género y las pensiones además de reformas electorales”, recoge el informe Mujeres africanas, mirada al futuro.

 

También te puede interesar:

 

 

Las denuncias por violencia de género crecen un 18%

Los 10 peores países del mundo para ser mujer

Comentarios

comentarios