Your browser is not supported for the Live Clock Timer, please visit the Support Center for support.
Home / Actualidad  / Juventud e Igualdad. Charlamos con Estefanía Castro

Juventud e Igualdad. Charlamos con Estefanía Castro

Juventud e Igualdad. Charlamos con Estefanía Castro   "Las políticas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres no deben desarrollarse desde las administraciones públicas sin contar con la colaboración, la cooperación y el consenso de las

Juventud e Igualdad. Charlamos con Estefanía Castro

 

“Las políticas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres no deben desarrollarse desde las administraciones públicas sin contar con la colaboración, la cooperación y el consenso de las organizaciones de naturaleza económica, política y social”

 

En el marco del Gran Hotel de La Laguna, un nuevo y precioso espacio en el centro de la ciudad de La Laguna, charlamos con Estefanía Castro Chávez, Consejera de Igualdad del Cabildo de Tenerife, una mujer joven, muy cercana en su trato y que desprende energía, ilusión y compromiso en su lucha por la Igualdad.  Licenciada en Derecho por la Universidad de La Laguna en 2011, tiene ya experiencia en gestión en puestos relevantes al haber asumido en una etapa anterior el cargo de Directora general de Juventud del Gobierno de Canarias.

 

Siendo una mujer joven tienes ya amplia experiencia laboral en cargos públicos, pero también has asumido otros retos estos años.  

Comencé a trabajar desde muy joven para tener un dinero extra en verano y en campañas de navidad, de camarera, de dependienta en el Corte Inglés, comercial, administrativa, dando clases particulares, pasante de despacho de abogados, y justo antes de acabar la carrera trabajé como administrativa en UGT con un proyecto europeo, alternando con la finalización de la carrera y mi vida como madre de mi hijo. Ese año me propusieron ser directora general de Juventud del Gobierno de Canarias, lo que fue un honor y una gran oportunidad para poder dar lo mejor de mí en políticas de juventud, pues además era en ese momento Secretaria General de Juventudes Socialistas de Canarias, todo era muy complicado de conciliar, pero ahora miro hacia detrás y me siento satisfecha con todo el esfuerzo realizado y con la gran fortaleza que adquirí en este tiempo.

 

También ejerciste unos años como abogada, ¿cómo recuerdas esa etapa?

En el año 2013 comenzó otra etapa en mi vida porque el Gobierno sufrió políticas de recorte y afectó a mi dirección general, hecho que me resultó duro por no poder culminar la etapa en la que tanta ilusión y voluntad había empleado, sin embargo, me mantuve agradecida y firme en mi propósito de seguir luchando. Comencé a ejercer como abogada en mi propio despacho, lo que me sirvió para aprender y desarrollar mi profesión. Aún recuerdo el primer día como si fuera ayer, preparar el juicio, ponerme la toga, entrar a sala, pedir la venia a la señoría, hacer mi alegato final como defensa, en fin, todo ello era mi sueño hecho realidad, y lo conseguí. Conseguí llegar a la universidad, acabar la carrera, alternando mis estudios y mi papel como madre, trabajar mientras tanto, en fin, una lucha dura, pero puedo decir, valió la pena.

 

“Evitar que nuestros chicos y chicas tengan comportamientos que favorezcan la aparición del machismo es fundamental y por este motivo la prioridad es la población infantil y juvenil”

 

Pero volviste a la política y llevas dos años en el cargo de Consejera de Igualdad del Cabildo de Tenerife.

Durante dos años estuve ejerciendo de abogada, y en ese tiempo mi partido, PSOE, me propuso ir en las listas al Cabildo. Por lo que me siento muy agradecida, por doble motivo: por poder representar a mi partido en las instituciones y por haber sido elegida por el pueblo, por toda la responsabilidad que ello implica y por la enorme satisfacción que me produce ser consejera, y más aún, ser consejera de Igualdad. Ya han pasado dos años desde el momento que fui elegida y asumí el enorme reto de ser la responsable de las políticas de igualdad, y aún no ha pasado un día en que no dé gracias a la vida por poder estar aquí, desarrollar mi labor, aprender, conocer, dar lo mejor de mí, y todo ello, hace que me sienta completamente feliz.

 

¿Te da una visión diferente para afrontar las políticas de igualdad tu experiencia previa como responsable de Juventud?

El hecho de haber sido directora de juventud del Gobierno de Canarias me ha servido mucho para el desempeño actual de mi función como consejera de igualdad, aportándome una útil experiencia, especialmente, en lo que se refiere de la importancia de planificar políticas de prevención destinada a la juventud. Evitar que nuestros chicos y chicas tengan comportamientos que favorezcan la aparición del machismo es fundamental y por este motivo la prioridad es la población infantil y juvenil. Es la vía para generar cambios esenciales que asienten los pilares de una sociedad más justa e igualitaria, y desde luego que la prioridad deben ser ellos, que escriben el presente y diseñan el futuro.

 

Las nuevas generaciones han dado forma, debido a la irrupción de Internet y el uso masivo de las redes sociales, a nuevas formas de relacionarse. ¿Cómo lo valoras?

Efectivamente la juventud actualmente ha cambiado por completo las relaciones entre iguales, incluso la forma de relacionarse con la familia y en los centros educativos. Ha cambiado la forma en que buscan la información que les interesa y también en lo que se refiere a la proyección de su propia imagen hacia el mundo entero.

 

Todo ello produce en los que no crecimos con ello, cierto desconcierto, y observamos atónitos como en tan poco tiempo ha cambiado todo tanto, y tratamos de subirnos no a una tendencia, sino a un cambio radical de comportamiento de las masas. En cambio, ellos y ellas lo hacen de forma natural, fluyen en su propia realidad como pez en el agua. Los que ya no somos tan jóvenes hemos asumido la importancia de las redes y de la influencia en modas, tendencias, corrientes de opinión, la pluralidad de la información. Es cierto que a veces esto crea cierta confusión, pero la eficacia y utilidad de las mismas es prácticamente incuestionable.

 

No obstante, no debemos olvidar la importancia de cultivar las relaciones personales, ambas cuestiones tienen que ir en paralelo, y retroalimentarse. Las nuevas y pujantes formas de relacionarse son una realidad aplastante, pero no debemos abandonar la corresponsabilidad que tenemos en crear comunidad, en definitiva, todos y todas construimos sociedad, y solo pueden existir las redes constructivas si las personas le ponemos “alma” a lo que hacemos en ellas.

 

Asimismo, en cuanto a los estereotipos de género, estos están también en las redes con lo cual se interrelacionan con los comportamientos de chicos y chicas, comportamientos sexistas, lo que sucede es que ahora existen más respuestas contrarias y combativas en las propias redes y hace que la construcción de estereotipos esté más visible, para bien y para mal.

 

 

Estefanía Castro Chávez – Fotografía Rubén De Cándido para Más Media Group

 

 

Eres madre de un niño, ¿cómo logras conciliar vida privada, familiar y profesional? Sabemos que los obstáculos en la conciliación es uno de los principales frenos al avance en el ejercicio profesional de las mujeres en igualdad de condiciones.

A veces se hace complicado poder conciliar, sobre todo porque muchos actos y reuniones de trabajo son por la tarde. Podría dejar al niño con mi madre, o con la canguro, sin embargo, me cuesta mucho renunciar a pasar tiempo con él. Me gusta ir a buscarlo yo al cole, darle la merienda, hacer la tarea juntos, preparar la cena, y leer cada noche, y darle muchos achuchones. Es cierto que llego a veces exhausta a la cama, realmente agotada de los malabares que tengo que hacer para llegar a todo, consecuencia de ser una familia monomarental.

 

Las mujeres nos hemos incorporado al mercado laboral, pero todavía falta que cambien algunas estructuras sociales. Deben cambiar las relaciones con el ámbito laboral, debe haber una mayor presencia de las mujeres en el mismo, y la eliminación de los prejuicios que están en la conciencia colectiva. En tanto en cuanto, si una mujer se comporta de una forma similar a los estereotipos masculinos, la sociedad nos juzga de una forma más dura y perversa. Y en cuanto a las tareas de cuidados y domésticas, aún queda mucho por avanzar para que mujeres y hombres estemos igualados en este sentido.

 

El Marco Estratégico Tenerife Violeta (METV) estructura las políticas de Igualdad en Tenerife. ¿En qué consiste y cuál es su objetivo?

Las políticas de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres no deben desarrollarse desde las administraciones públicas sin contar con la colaboración, la cooperación y el consenso de las organizaciones de naturaleza económica, política y social. La igualdad real y efectiva entre mujeres y hombres compete y es responsabilidad de todos los sectores, ámbitos y agentes sociales, por este motivo tanto el Marco Estratégico Tenerife Violeta (METV) como la Red Tenerife Violeta son herramientas al servicio de conseguir en la isla de Tenerife la igualdad de derechos y oportunidades entre mujeres y hombres.

 

Es lo más parecido a un gran pacto por la igualdad, donde las instituciones, entidades del mercado laboral, y asociaciones del tercer sector, en torno al METV, a través del trabajo colaborativo que conforma la Red Tenerife Violeta, nos acercarnos de forma coordinada y eficiente hacia el gran objetivo: contribuir a una sociedad más justa e igualitaria y prevenir la violencia de género, que tantas vidas arrebata a tantas mujeres no solo en nuestra isla y nuestro país, sino en el mundo entero.

 

 

“En tanto en cuanto, si una mujer se comporta de una forma similar a los estereotipos masculinos, la sociedad nos juzga de una forma más dura y perversa”

 

 

También la Universidad de La Laguna está implicada en la Red. ¿Cómo valoras esta relación?

Uno de los grandes pilares que tiene esta metodología de trabajo es la coordinación entre instituciones como forma de obtener más y mejores resultados en la consecución de nuestros fines comunes. Es importante trabajar con la Universidad de La Laguna y en este sentido concreto existen muchos vínculos en cuanto a la coordinación que se produce, entre otros, con el Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres, ofreciendo mayor y mejor músculo en cuanto a la formación y visibilización de las mujeres en el ámbito universitario, rompiendo estereotipos y construyendo espacios más inclusivos e igualitarios. Obviamente, no podríamos avanzar en este sentido, sin la encomiable labor que desarrollamos de forma conjunta, tanto en lo que se refiere al METV como a la propia labor que desarrolla la ULL, pues sin este compromiso sería inviable poder progresar de forma tan sólida y consolidada en políticas de igualdad y para lograr una mayor visibilización y participación de las mujeres en el ámbito universitario en sus distintas facetas.

 

De cara al nuevo curso que comienza, ¿qué te gustaría impulsar? ¿Cuáles son los retos para el futuro?

Ya comenzamos, tras el verano, a diseñar el presupuesto para 2018, donde trataremos de aumentar las partidas presupuestarias, teniendo en cuenta además que hemos asumido una nueva competencia en prevención de violencia de género, que hasta el momento la tenía la Unidad Orgánica de Violencia de Género del IASS.

 

Además de ello, seguiremos impulsando y tendremos como prioridad asuntos tales como la brecha de género en el mercado laboral: desigualdad retributiva, techo de cristal, conciliación…; prevenir la violencia contra la mujer; el machismo en la publicidad, en los medios de comunicación, en las redes; avanzar en la concienciación y educación para la población en general, teniendo como prioridad la población infantil y juvenil, en definitiva, más políticas públicas de igualdad que tengan como objetivo alcanzar una sociedad más justa e igualitaria.

 

Por: Inma Perdomo

Directora del Instituto Universitario de Estudios de las Mujeres

 

Comentarios

comentarios

info@masmujeronline.com

Puntuación general
Sin comentarios

Disculpe, el formulario para comentarios está cerrado en este momento.